Mi?rcoles, 15 de agosto de 2012

Se llama oxímoron a la combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido. Es conocido como figura, tropo, imagen del habla, que conjuga términos contradictorios en un sentido no literal de los vocablos. Por ejemplo, la expresión silencio ensordecedor recoge la idea de dos términos que yuxtapuestos dan origen a un nuevo significado por contradictorios. Lo mismo sucede con la frase luz oscura. El lado opuesto del oxímoron es el pleonasmo, lo que se conoce como la redundancia. Lo vi con mis propios ojos, cómete la comida, sube para arriba. En ocasiones se utiliza mucho para dar énfasis, y se encuentra en escritos tan antiguos como en la Ilíada, cuyo uso es natural. Ejemplos de este uso literario en la obra de Homero son: con los ojos abiertos la luz vea, y tú métetelo dentro de tus mientes (pensamiento), opulento de bienes y recursos.

En la Biblia, el uso del oxímoron es muy amplio. ... pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? (Mateo 6: 23). En ocasiones un tropo está escondido o tiene su origen en otro tropo. La metonimia muestra con el signo la cosa significada, por ejemplo, en el texto de Mateo, la luz se refiere a la sabiduría del hombre natural. Quizás este otro modelo aclare mejor lo que implica la metonimia, cuando decimos esa persona tiene canas, queremos significar que está vieja. El efecto es tomado como la causa, de manera que si las canas es consecuencia del envejecimiento corporal, entonces asume el rol de causa al sustituirse vejez por canas.

En el texto mencionado de Mateo, la sabiduría del mundo es concebida como tinieblas, y se presenta en la figura de un oxímoron, pues al ser luz es al mismo tiempo tinieblas, una contradicción de la literalidad de los términos, que presupone un tercer sentido. Podemos comparar lo dicho por Jesucristo según las palabras de Mateo, con lo dicho por Pablo en su carta a los Efesios. La idea presentada es similar y en ambos casos se utiliza la figura del oxímoron. ...teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón (Efesios 4: 18). Para Aristóteles, el entendimiento  ilumina las cosas y las hace inteligibles, por eso cuando Pablo habla de tener el entendimiento (la luz) entenebrecido, implica que está oscurecido, lleno de tinieblas, equivale a una contradicción literal de términos que da origen a un nuevo sentido. Pablo se refería a los gentiles que andaban en la vanidad de su mente, los cuales después de haber perdido toda sensibilidad se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Eran ellos los que tenían el entendimiento entenebrecido.

Como ya hemos dicho, esta figura literaria se fundamenta la más de las veces en el uso de la contradicción de términos, o de dos conceptos opuestos en una sola expresión para generar un tercer concepto o sentido. El lector (o el interlocutor) tiene por fuerza que acudir a la metáfora para reinterpretar el absurdo ofrecido en el oxímoron. Incluso, la etimología del vocablo nos revela que proviene del griego ὀξύμωρον, palabra compuesta por ὀξύς (oxus), que significa agudo, fino, y μωρός (moros), que implica algo tonto, fofo o estúpido.  De allí que el mismo término oxímoron pudiera interpretarse como un oxímoron: ¿un estúpido agudo? La salsa agridulce, la guerra por la paz, son expresiones de oxímoron que tienen una palabra o más de dos.  Pero es habitual conseguirse con dos vocablos yuxtapuestos en contradicción, como ciencia ficción, suicidio involuntario, pequeño gigante,  o extraordinariamente como en el poema de Quevedo que contiene varios: el amor es hielo abrasador, es fuego helado, es herida que duele y no se siente. Se atribuye al emperador romano César Augusto el oxímoron latino festina lente, que traduce apresúrate lentamente, quizás lo que inspiró a Napoleón Bonaparte a decir despacio porque tengo prisa.

Otro ejemplo clásico de oxímoron en la Biblia, recogido en las palabras de Jesucristo, nos dice:  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará (Mateo 16: 25).  La Biblia manifiesta un amplio uso de oxímoron, pues a menudo nos llama a ser bienaventurados cuando padecemos por causa del evangelio, o a estar gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre (Hechos 5: 41).  La vida cristiana es en sí misma un oxímoron, pues estamos en el mundo pero no somos del mundo, debemos hacer bien a los que nos hacen mal, bendecir a los que nos maldicen, amar a nuestros enemigos, pero clamar a Dios por venganza porque Él es el vengador de las aflicciones a las que somos sometidos.

Vista en su conjunto, muchos textos en la Biblia aparecen como oxímoron, unos presuntamente enfrentados a otros, por lo cual somos exigidos a interpretar la metáfora implícita y derivada de ellos. Veamos los siguientes ejemplos que ilustran lo expuesto:

Sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame (Salmo 7: 1);  Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días (Salmo 7: 11). Pero de igual forma se nos exige: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;  bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos...  Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso (Lucas 6: 27-36).

Tal parece que la ira de Dios es permanente contra los impíos, pero al mismo tiempo Él manifiesta su bondad hacia ellos, como parte de su naturaleza misericordiosa. Así sucedió con Caín que, como enseña la Biblia, era del maligno.  Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra... Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara (Génesis 4: 11 y 15).  Asimismo, Romanos 9: 13 dice que Dios amó a Jacob pero a Esaú aborreció. Sin embargo, Jacob y Esaú se reconciliaron como hermanos, aunque después se apartaron y cada quien siguió su destino. Pero Esaú tuvo propiedades, fue llamado Edom, y sus descendientes fueron conocidos como edomitas. Muchos gobernantes, nobles y reyes nacieron de Esaú (Génesis 36). Otro ejemplo nos muestra a Abraham, quien tuvo dos hijos: Isaac  e Ismael (por Sara y Agar, respectivamente). Abraham le pasó la primogenitura a Isaac, pero Ismael también fue bendecido, convirtiéndose en el primogénito de los árabes. Doce hijos de Ismael llegaron a ser las principales naciones árabes (Génesis 25:16). Pero estas bendiciones no estaban referidas a la elección eterna, pues en Isaac te será llamada descendencia (Romanos 9: 7-9) y solamente los contados como hijos de la promesa son hijos de Dios.

Miremos otros ejemplos: ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites (Santiago 4:1-3); pero Pablo habla del   dios de este mundo, el cual es Satanás, quien cegó el entendimiento de los incrédulos (2 Corintios 4: 4). El es padre de mentira, y el tentador, por lo cual las guerras y los pleitos son por él también suscitados, así como son nuestras codicias alimentadas, y el hombre se convierte en asesino pues Satanás ha sido homicida desde el principio. Además, Lucifer cayó cuando la envidia de ser como Dios lo destruyó internamente.

No obstante, la Biblia enseña también que Dios hace todas las cosas según el propósito de su voluntad y para alabanza de su nombre: ...para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto (Isaías 45: 6-7). La síntesis derivada en el cotejo de estos textos en oxímoron (el de Santiago, 2 Corintios e Isaías) es la cita encontrada en Proverbios 16: 4: Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, y aun al impío para el día malo.

Es por demás interesante que el oxímoron no se refiere únicamente a dos términos yuxtapuestos en contradicción literal para derivar un tercer sentido. También puede entenderse en el contexto bíblico como párrafos que en su literalidad parecieran estar en aparente oposición, pero que muestran una derivación metafórica final con un tercer sentido, o una conclusión derivada. Ambos sentidos literales mostrados en los párrafos o textos yuxtapuestos son ciertos, pero aunque parecieran estar en oposición, su sentido derivado genera mayor luz para poder entender el texto dentro de su contexto.  Una vez más, el todo es mayor que la suma de sus partes.

Para finalizar, busquemos los oxímoron que se encuentran en este párrafo de una carta paulina:  antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; ... por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces; como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo (2 Corintios 6: 4, 8-10). (2 Corintios 6: 8-10).

César Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com

 

 

 

 

 

 

 

 


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 13:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios