Mi?rcoles, 03 de agosto de 2011

Hay quienes escriben que existe la regeneraci?n sin sus medios. De seguro hemos escuchado de muchos el hecho de que existe muchas personas que son salvas o regeneradas a pesar de nunca haber escuchado el evangelio. Eso nos suena a un Dios muy justo, quien a pesar de los tropiezos que tiene por expandir su evangelio hace caso omiso a sus propios preceptos: nadie viene al Padre sino por m? (Cristo). Existe una f?bula urbana religiosa que supone que en cada naci?n hay un grupo de personas que temen a Dios y esto les avala para su regeneraci?n.

La raz?n por la cual lo aseguran consiste en que se supone que los que temen a Dios hacen obra de justicia. Sin embargo, eso no es lo que la Biblia dice. Al contrario, los jud?os ten?an celo de Dios, pero no conforme a ciencia (Romanos 10). La mujer samaritana fue confrontada con Jes?s, quien le afirm? que ellos adoraban a Dios no en la forma correcta. Jes?s dijo que el Padre buscaba adoradores en esp?ritu y en? verdad, es decir, con conocimiento de causa, conforme a ciencia.

Pero a pesar de la ense?anza b?blica, muchos creen lo contrario. Aseguran que la voluntad de Dios no es dejar sin regeneraci?n a los miles y millones que nunca han o?do el evangelio. Por eso Dios mismo les provee otra v?a de salvaci?n, una que es sin el conocimiento de Cristo. Para tal efecto Dios se vale de los corazones que le adoran y en la obra justa que de esa actividad deriva. La raz?n estriba en que Cristo muri? por todos (sin excepci?n) e hizo posible la salvaci?n de toda la raza humana, incluyendo a Judas, a Ca?n, al Fara?n, y a miles que a lo mejor se arrepintieron cuando supuestamente ?l fue a los infiernos a predicarles el evangelio.

Sin embargo, la Biblia dice que sin fe es imposible agradar a Dios: pues el que se acerca a Dios debe creer que existe, y que es galardonador de los que le buscan diligentemente (Hebreos 11: 6). Tenemos un ejemplo en Saulo de Tarso, quien m?s tarde se convirti? en Pablo el ap?stol. Como Saulo fue perseguidor de los cristianos, y los atormentaba hasta la muerte. Pero cuando el Se?or se le apareci? qued? transformado en el nuevo hombre. Esto nos demuestra que la justicia o las buenas obras de Saulo no fueron suficientes para su regeneraci?n.? El tuvo que ser confrontado con Jes?s, para reconocer que estaba en la v?a contraria: ?Por qu? me persigues?? El ap?stol asegura en su carta a los Filipenses que ?l ten?a celo de Dios, demostrado cuando persegu?a a la Iglesia, pero todo lo que presum?a como ganancia para ?l lo escatim? como p?rdida por causa de la excelencia del conocimiento de Cristo (cap?tulo 3: 7-8).

?Cu?l fue la excelencia de ese conocimiento de Cristo? No fue otra que la noci?n clara de que su salvaci?n depend?a absolutamente del sacrificio del Cordero de Dios, la pascua que es Jesucristo, en la sangre derramada de Jes?s. Ese era el verdadero celo conforme a ciencia, que los jud?os no ten?an. Fuera de ese conocimiento no existe sino auto justicia que no cuenta para nada, como no cont? para nada toda la labor de fariseo que hab?a tenido Saulo de Tarso. Esto no es otra cosa que arrepentimiento, el volverse del error, el cambio de mentalidad respecto al vano conocimiento que ten?a de Dios.? Saulo pretend?a ser salvo de la ira de Dios a trav?s de la pr?ctica religiosa vana, fundada en su propia justicia, en los sacrificios que hac?a siguiendo el orden de la ley de Mois?s. Pero eso era un conocimiento falaz, pues no era conforme a ciencia. Ciertamente, los sacrificios ordenados en la ley de Mois?s hab?an tenido por objeto la preparaci?n de una naci?n para el sacrifico ?nico del Cordero de Dios. M?s tarde, con la predicaci?n del evangelio al mundo gentil, ese conocimiento fue compartido y los gentiles entendieron que lo hecho en el Antiguo Testamento era un modelo de lo que hab?a de venir.

De manera que no depende de que en las naciones la gente tema a Dios a su manera, sino que ha de ser conforme a ciencia. Ese conocimiento es dado en la revelaci?n de Dios, en su palabra. De all? la orden de ir por todo el mundo y predicar el evangelio, de manera que el que creyere ser?a salvo. El mismo ap?stol Pablo escribi? en la carta a los Romanos: ?c?mo oir?n si no hay qui?n les predique? No es posible el conocimiento de Dios fuera de la revelaci?n, a no ser que sea un conocimiento general y filos?fico a trav?s del estudio de la magnitud de su creaci?n. Pero el conocimiento para regeneraci?n lo produce la palabra revelada, la que act?a en operaci?n con el Esp?ritu para producir el nuevo nacimiento.

Antes de que Pablo fuese regenerado su celo de Dios no era conforme a ciencia. Cuando fue regenerado, Dios le dio el conocimiento de que esa salvaci?n se deb?a al sacrificio de Cristo en la cruz, el cual le imputaba sus culpas en la justicia de Cristo, no en la justicia de las obras de Saulo. Se pasa de creer y adorar a un falso dios a creer y adorar al verdadero Dios. ?Por qu?? Cristo le dijo a la mujer samaritana: Vosotros ador?is lo que no sab?is; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvaci?n viene de los jud?os (Juan 4: 22).

?Est? buscando Dios adoradores equivocados como Saulo de Tarso? Jesucristo le contin?a explicando a la Samaritana: Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorar?n al Padre en esp?ritu y en verdad; porque tambi?n el Padre tales adoradores busca que le adoren (verso 23). El Padre busca verdaderos adoradores, aquellos que saben de d?nde viene la salvaci?n, aquellos que entienden el significado del sacrificio pascual (1 Corintios 5: 7), aquellos que comprenden que el Mes?as ver?a fruto y salvar?a a muchos (Isa?as 53: 10), los que entienden que salvar?a a su pueblo de sus pecados (Mateo 1: 21). En otros t?rminos, busca adoradores conforme a ciencia (Romanos 10: 2).

La religi?n no salva, la ignorancia mata. El conocimiento de Dios nos conduce por el camino correcto.? Una vez m?s, el llamado se hace para escudri?ar las Escrituras, las que dan testimonio de Cristo, porque en ellas nos parece que est? la vida eterna.

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com

?

?


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 13:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios