Mi?rcoles, 15 de junio de 2011

Jud?o de nacimiento y de formaci?n, Juan conoc?a por su anterior religi?n el s?mbolo de la Pascua.? Conoci? acerca de la liberaci?n que su pueblo tuvo por manos de Mois?s, de la servidumbre debida a Fara?n.? Su libro se escribi? despu?s de los otros evangelios, pero en ?l se expusieron milagros, discursos y otros actos de Jes?s que los dem?s no mencionaron.? Fue testigo presencial de la vida ministerial del Mes?as. ?Estuvo a su lado como su disc?pulo amado y entreg? su escrito como un legado para la cristiandad.

Como Juan tambi?n escribi? el libro del Apocalipsis y tres cartas que se recogen en el Nuevo Testamento, resultar?a una contradicci?n impensable que presentase el tema de la elecci?n de las ovejas junto con la expiaci?n de toda la raza humana.? ?Qu? quiso decir el ap?stol con el texto hallado en una de sus cartas, que dice:? Y ?l es la propiciaci?n por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino tambi?n por los de todo el mundo (1 de Juan 2:2).

Para conocer qui?n es el destinatario de este mensaje, averig?emos primero qu? personajes est?n descritos en ?l.? Tenemos a un sujeto de tercera persona singular, ?l, que hace referencia clara al verso anterior, a Jesucristo el justo, como abogado ante el Padre.? El otro personaje est? representado por un pronombre posesivo de primera persona plural, el cual refiere a un determinado grupo.? Cuando se repite este pronombre posesivo en la frase y no solamente por los nuestros, sabemos que se refiere a los jud?os o a la iglesia. ?Vemos dos destinatarios sobre los cuales va a recaer la propiciaci?n.? Esta nueva agrupaci?n de personas se enuncia por el adjetivo todo, que da el valor de pluralidad al sustantivo que le sigue: el mundo.?

Pero las dos frases del verso se conectan con un adverbio en forma negativa: y no solamente, lo cual crea oposici?n en los dos destinatarios de la expiaci?n.? En otros t?rminos, tenemos dos posibilidades para reconocer esos dos grupos: 1) el colectivo de los jud?os, en donde se incluye el ap?stol de Galilea, contrapuesto al otro colectivo concebido en la expresi?n: todo el mundo; 2) Se puede inferir que el primer grupo hace referencia a la iglesia conocida por Juan, en la que ?l mismo se incluye como destinatario del mensaje - por ser miembro de la Iglesia de Cristo - contrapuesto al otro colectivo denominado todo el mundo. En ambas concepciones, el elemento com?n es el segundo destinatario representado por todo el mundo.? ?Cu?l es la referencia de este segundo destinatario??

A partir de las dos posibilidades antes mencionadas, se contrastan dos categor?as de personas en este texto de Juan:? Los jud?os o la iglesia y los gentiles.? 1) Nosotros los jud?os (por aquello de nuestros pecados) y el resto del mundo (de las gentes, o de los gentiles); 2) nosotros, la iglesia actual, para el momento de Juan (por aquello de nuestros pecados) y el resto del mundo (de las gentes, o de los gentiles).? De nuevo, otra vez,? ?qui?nes son todo el mundo?

Las razones para comprender que la expresi?n todo el mundo en 1 de Juan 2:2 est? limitada a los elegidos del Padre, se van a exponer a continuaci?n.?

1- No puede haber contradicci?n entre lo que Cristo dijo en el evangelio de Juan y lo que Juan dice en su carta;

2- Cristo afirm? que la gente no iba a ?l porque no era parte de sus ovejas, pues el ser oveja es una condici?n para llegar a creer en ?l (?pero vosotros no cre?is, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho): Juan 10:26;

3- Que nadie puede ir a ?l, a menos que el Padre lo haya enviado (Ninguno puede venir a m?, si el Padre que me envi? no le trajere; y yo le resucitar? en el d?a postrero): Juan 6:44;

4- Que Cristo dijo que ?l pondr?a su vida por las ovejas (no por las cabras). Yo soy el buen pastor;?el buen pastor su vida da por las ovejas (Juan 10:11); as? como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre;?y pongo mi vida por las ovejas (Juan 10:15);

5- Que como Jes?s sostuvo ante un numeroso grupo de personas que ellos no eran sus ovejas (punto 2 y 4), se entiende que no puso su vida por los que no eran sus ovejas.? De all? que su expiaci?n no los alcanz?, pues su expiaci?n no fue por cada individuo del mundo;

6- Que el concepto de expiaci?n entendido por Juan, como por cualquier jud?o educado bajo los preceptos de la Ley de Mois?s, se entiende como el apaciguamiento de la ira de Dios, la solvencia obtenida por el hombre expiado de pecado, la sustituci?n del castigo a recibir.? Es sabido que la expiaci?n practicada por el sacerdocio levita, como s?mbolo de lo que habr?a de venir, no se extendi? nunca al resto de la humanidad.? Estuvo circunscrita a la naci?n de Israel, y entre ellos solamente al grupo por los que se ofrec?a la ofrenda sacrificial;?

7- Que mal puede un sacrificio expiatorio brindado por toda la humanidad convertirse en un acto in?til, cuando todo lo que Dios hace es bueno en gran manera.? Habr?a sido in?til que Jesucristo hubiese pagado por los pecados de todo el mundo (en el sentido distributivo del t?rmino, de cada miembro de la raza humana), si miles y miles de personas? est?n hoy bajo el castigo eterno;

8- Que los escritores b?blicos dan por hecho cierto que muchos han sido destinados para condenaci?n eterna:? y por avaricia har?n mercader?a de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenaci?n no se tarda, y su perdici?n no se duerme (2 Pedro 2:3).? Judas 1: 13 refiere a ?los que espuman su propia verg?enza; estrellas errantes, para los cuales est? reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas;

9- Que los ?ngeles tambi?n son parte del mundo, pues son creaci?n de Dios. Si Cristo fue la propiciaci?n por los pecados de todo el mundo en el sentido distributivo del t?rmino, entonces tambi?n muri? por los ?ngeles ca?dos.? Pero es el mismo ap?stol Judas quien escribe acerca de estos seres espirituales, en el cap?tulo 1, versos 6 al 7 de su carta:?? Y a los ?ngeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran d?a; ?como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aqu?llos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

Dadas estas razones, se ha de entender el texto de 1 de Juan 2:2 en el sentido colectivo.? Todo el mundo es una elocuci?n colectiva, que se recoge de entre todos los habitantes del planeta, pero que no incluye forzosamente a cada individuo en forma distributiva.? Asimismo, Juan en su libro Apocalipsis, cap?tulo 7, verso 9, describe a una gran multitud, la cual nadie pod?a contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero. ?Esa gran multitud no presupone a todos y cada uno de los nativos y hablantes de cada regi?n del mundo.? Al mismo tiempo, dijo que nadie pod?a contar, lo cual ha de entenderse como una hip?rbole, pues se deja por entendido que Dios, por sus atributos divinos, conoce su n?mero.

Jesucristo como propiciaci?n de los pecados de los creyentes de ese momento en que Juan escribi?, lo es tambi?n de los creyentes del Antiguo Testamento, as? como de los que hemos sido y de los que ser?n de su Iglesia despu?s de Juan.? He all? el sentido propuesto por el ap?stol, con su expresi?n no solamente por los nuestros, sino tambi?n por los de todo el mundo.? A los jud?os les era com?n suponer que para los gentiles, que son las gentes, que son el resto del mundo, no hab?a propiciaci?n alguna, pues no les fue otorgado el ofrecer sacrificios y ofrendas por su pecado (aunque hay excepciones de gentiles creyentes en el Viejo Testamento).? En el Antiguo Pacto, esa era una actividad reservada para los levitas, que deb?an ejercer un sacerdocio impecable,? por lo que pudiera profanarse ese sentido de impecabilidad con su extensi?n al resto del mundo.? Por eso la sorpresa para los jud?os, cuando en el Nuevo Testamento (bajo el Nuevo Pacto de la sangre de Jes?s), la expiaci?n se hizo extensiva a las gentes, a los gentiles, a todo el mundo.?

Otro caso de narraci?n hiperb?lica lo tenemos en Lucas 3: 21, al narrar el bautizo hecho por Juan: Aconteci? que cuando todo el pueblo se bautizaba, tambi?n Jes?s fue bautizado; y orando, el cielo se abri?.? Sabemos por los mismos evangelios que no todo el pueblo fue bautizado, porque ni los escribas, ni los fariseos, ni los miembros del Sanedr?n, ni miles de incr?dulos lo hicieron. Lo mismo sucedi? con el censo, en la ?poca del nacimiento de Jes?s.? Lucas 2: 1 lo narra:? Aconteci? en aquellos d?as, que se promulg? un edicto de parte de Augusto C?sar, que todo el mundo fuese empadronado.? Sabemos que es una expresi?n que refiere a un grupo limitado de personas, no a cada individuo del planeta de entonces, ni siquiera de todo el mundo bajo el imperio romano.?

Con la expresi?n el mundo entero est? bajo el maligno, no se puede incluir al grupo de los santos que pertenecen a Dios y no al mundo (1 de Juan 5: 9).? Recordemos a Jes?s en la oraci?n recogida por Juan en su evangelio, cap?tulo 17:? ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.? Cristo es un abogado (1 de Juan 2: 1), pero no aboga por cada uno de los del mundo.? Al contrario, Jes?s dijo: no ruego por el mundo (Juan 17), lo cual presupone que no muri? por todo el mundo, sino por sus ovejas.? De esto se desprende que Jesucristo no es la propiciaci?n por el pecado de Judas Iscariote, del Fara?n de Egipto, de Ca?n, de los r?probos en cuanto a fe del Nuevo Testamento, ni del imp?o que hizo para el d?a malo (Proverbios 16: 4), junto con un gran etc?tera que incluye a los Esa? que aborreci? antes de que hiciesen bien o mal.? Tambi?n Juan 12: 19 dice: Pero los fariseos dijeron entre s?: Ya veis que no consegu?s nada. Mirad, el mundo se va tras ?l.? Nosotros sabemos que muchos jud?os no lo hicieron as?, ni muchos gentiles.? Incluso, los jud?os todav?a se lamentan en su muro por no tener un altar donde sacrificar, ni un sacerdote para que haga la expiaci?n, pero dijeron en aquel tiempo que el mundo se iba tras Jesucristo.

John Gills, dice que incluso los creyentes son llamados el mundo, como se desprende de la declaraci?n de Juan 6: 33 que declara: Porque el pan de Dios es aquel que descendi? del cielo y da vida al mundo.? Y en Juan 3: 16 ha de entenderse al mundo como a los hombres, pero nunca como si fuese a cada individuo de la especie humana.? Esto se comprende porque no todos son el objeto del especial amor de Dios, mostrado en el regalo de su Hijo, pues a todo aquel que ?l d? a su Hijo le entrega todas las cosas con ?l, lo cual no sucede con cada individuo del planeta. ?Pero los que Dios eligi? son llamados a menudo el mundo, todo el mundo, las naciones del mundo.? Los jud?os ten?an la misma distinci?n que tenemos ahora con la iglesia y el mundo, de todas las naciones, lenguas y tribus (V?ase Comentarios de la Biblia -el evangelio de Juan-, de John Gills).

En conclusi?n, Cristo es la propiciaci?n por los pecados de su pueblo, como bien lo dijo el ?ngel en la anunciaci?n hecha a Jos? referente a Mar?a su mujer:? Y dar? a luz un hijo, y llamar?s su nombre?JES?S,?porque ?l salvar? a su pueblo de sus pecados.? Mal podr?a el ap?stol que recogi? en su evangelio la gran cantidad de textos ac? citados, los cuales manifiestan la doctrina de la expiaci?n limitada de Jesucristo, llegar a contradecir lo que ?l mismo escribiera. Sus cartas, su Apocalipsis y su evangelio concuerdan.? Lo rec?ndito de la interpretaci?n no se puede atribuir al texto, sino que est? en la mente mal enfocada que ignora el sentido global de las Escrituras.?

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com

?

?



Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 0:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios