Lunes, 23 de mayo de 2011

A pesar de que Ad?n es nuestra cabeza federal, fuimos escogidos antes de que Ad?n tuviese la ca?da.? Esto implica que el mismo Ad?n fue tambi?n expuesto para que inevitablemente pecase, pues si ?l no hubiese ca?do el plan eterno e inmutable de la elecci?n se hubiese venido abajo. ?Ciertamente Jacob y Esa? fueron escogidos antes de que hiciesen bien o mal, de manera que la reprobaci?n no tiene nada que ver con un sistema judicial pues el prop?sito de ella dependi? siempre del elector.? Desde la perspectiva humana podemos contemplar el proceso judicial por el cual a todo hombre le ha sobrevenido la consecuencia de la muerte espiritual. ??Nos resulta sencillo aceptar que en la espacialidad de Ad?n como cabeza federal ca?da Dios escogiese a unos para salvaci?n y a otros para condenaci?n, pero demanda mayor coraje el colocarnos en la otra perspectiva antes mencionada.

Ambos contextos son v?lidos, b?blicos, derivados expl?citos e impl?citos. ?Por ejemplo, si Ad?n cay? como cabeza federal de la humanidad se implica que cada uno de los mortales humanos hemos ca?do con ?l en delitos y pecados.? La muerte espiritual ha acontecido a cada uno de los que ?l represent? en el Ed?n. Otro ejemplo sigue al intento de demostrar lo que se acaba de exponer:? Si ha habido una elecci?n desde antes de la fundaci?n del mundo (Efesios 1:4) entonces se implica que eso se hizo mucho antes de que existiese el pecado en la tierra.?

Hallamos un ejemplo de la explicitaci?n b?blica en el libro de romanos cap?tulo 9, cuando se nos dice que antes de hacer bien o mal los gemelos fueron escogidos para dos destinos diferentes. Otro caso se encuentra en el libro de de Pedro: Y por avaricia har?n mercader?a de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenaci?n ya de largo tiempo no se tarda, y su perdici?n no se duerme (2 Pedro 2:1-3). ?Y otro m?s est? en el libro de Judas (Estos son manchas en vuestros ?gapes ... nubes sin agua, llevadas de ac? para all? por los vientos ... estrellas errantes, para las cuales est? reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas - Judas 12-13). ?Recordemos que la pre-ordenaci?n se hizo antes de la fundaci?n del mundo, por lo tanto antes de que Ad?n pecase o cayese.

Otros dos ejemplos de explicitaci?n se encuentran en el libro de Apocalipsis, uno en cap?tulo 13 verso 8 y el otro en el 17 verso 8 (Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida?del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo ... aquellos cuyos nombres no est?n escritos desde la fundaci?n del mundo en el libro de la vida,?se asombrar?n viendo la bestia que era y no es, y ser?).? Sabemos que el principio del mundo o desde la fundaci?n del mundo presupone un per?odo de tiempo anterior a aquel en el cual se hizo al hombre a imagen de Dios, pues que Ad?n no fue hecho sino despu?s que Dios hizo el mundo.

Si la implicaci?n nos parece un derivado l?gico por partir de ciertos hechos naturales dados en un momento hist?rico, la explicitaci?n nos abruma al mostrarnos a un Dios que ha hecho como ha querido en la b?squeda de su propia gloria, tanto en la salvaci?n como en la reprobaci?n.? Cualquiera pudiere levantarse en contra de su Hacedor para reclamar su aparente arbitrariedad en hacer unos vasos de honra y otros vasos de deshonra, pero la limitaci?n hist?rica estriba en que la humanidad entera ha sido formada de la misma masa.? Esa misma masa dentro del contexto paulino implica a la humanidad ca?da, de manera que desde nuestra perspectiva no tenemos derecho al reclamo por cuanto judicialmente no se hace injusticia sino misericordia a los vasos de honra, como tampoco se hace injusticia a los vasos de deshonra, sino justicia.

El problema se plantea para los que quieren indagar m?s all? del prop?sito simple de la gloria de Dios en su derecho como Hacedor y Alfarero.? Ellos tienen que remontar la cuesta de su masa contaminada con su esp?ritu muerto para indagar m?s all? del tiempo en la mente del Creador.? Ciertamente estuvimos en su mente antes de que fu?semos creados en el tiempo y en el espacio, pero no se nos informa en la revelaci?n otro dato sino el de que Dios busc? su propia gloria, tanto en la salvaci?n como en la condenaci?n.? ??

No se puede tener la elecci?n sin la reprobaci?n como su lado negativo.? Esto presupone un hacer y no un simple dejar pasar como muchos te?logos todav?a pretenden suavizar. ?Su suavizaci?n presupone un juicio condenatorio al Dios soberano que hace como quiere y que no tiene consejero, que crea la luz y las tinieblas, la paz y la adversidad.? La elecci?n de Dios no se hizo dentro del per?odo de la ca?da - como muchos dicen en forma mentirosa - sino desde los siglos, antes de la fundaci?n del mundo.? De manera que ese accionar divino presupone dos derechos inherentes a su persona: el derecho de salvar y el derecho de condenar.? Sin embargo, hay muchos que pleitean con su Hacedor en estos terrenos que resultan escabrosos a la mente natural, pero que son sencillos y simples a los que se acercan humillados en la comprensi?n de que todo lo ha hecho Dios para s? mismo, a?n al imp?o para el d?a malo.

Si no hubiese habido una revelaci?n expl?cita respecto a la soberan?a de Dios antes del pecado humano, todav?a pod?amos probar por inferencias l?gicas el hecho de que Dios se propusiese desde antes de la fundaci?n del mundo lo que ahora acontece en la historia humana. ??C?mo pudo Pablo asegurar que Jacob y Esa? fueron escogidos antes de hacer bien o mal, si hubiese existido la posibilidad de que Ad?n no hubiese ca?do?? ?C?mo pudo estar Jesucristo preparado como Cordero inmolado desde antes de la fundaci?n del mundo, si hubiese existido la posibilidad de que Ad?n no hubiese ca?do?? Ciertamente a algunos les encantar?a presuponer que Dios se maneja con muchos planes B debajo de la manga, por lo cual considerar?an que Jesucristo no era sino otro plan B del Dios soberano.? Si as? fuese, Dios no ser?a soberano del todo y nosotros sus criaturas estar?amos en muy malas manos pues no habr?a garant?a de que sus profec?as se cumpliesen cabalmente, ya que nuestra libertad y opci?n en elegir pondr?a en peligro potencial cualquiera de sus predicciones o decretos.

La reprobaci?n es un acto tan activo como lo es la elecci?n.? Aquella es una miseria que acontece en los que son condenados antes de nacer, pero ese es el contexto b?blico.? Esto pone en contraste la misericordia para los que tambi?n sin merecer son elevados a la altura de ser hijos de Dios.? La Biblia no enfatiza tanto la reprobaci?n como la salvaci?n, pero en cambio por cada verso que habla de la salvaci?n opone tres que hablan del juicio o de la justicia de Dios contra los reprobados. ?Dios enfatiza m?s su amor y gracia hacia los elegidos que su ira hacia los reprobados que son juzgados en su maldad; pues la Biblia no es una nota dirigida al reprobado sino m?s bien una carta de amor a sus elegidos (Mattew McMahon), por lo cual miramos m?s su amor y gracia antes que su ira.

Todo este l?o ante la mente humana es muy l?gico, pero tiende a resolverse cuando consideramos la met?fora usada por Pablo en la carta a los romanos. ?No se trata de un capricho del ap?stol, pues la Biblia toda es inspirada por Dios de manera que cuando Pablo habla lo hace por mandato divino.? La met?fora es la del Alfarero y su derecho a construir vasos de arcilla que ?l mismo ha formado, pues todo proviene de su voluntad y palabra por la cual todas las cosas han sido creadas.? Un Alfarero que fabrica la arcilla es una met?fora muy fuerte para los mortales acostumbrados a que la arcilla siempre ha estado all?, antes de que el alfarero llegase.? Pablo asegura que todos somos hechos de la misma masa, de la misma arcilla.? Dado que el Alfarero ha fabricado su propia arcilla tiene el absoluto derecho de construir unos vasos para honra y otros para deshonra.?

El hombre natural tambi?n posee l?gica y se pregunta por qu? raz?n se le condena, ya que si ?l ha sido creado como vaso para deshonra no tiene ning?n poder para torcer la voluntad del Alfarero.? Pablo responde que precisamente esa es la potestad incontestable del Alfarero, la de hacer lo que quiere con su propia masa. ?La masa ni siquiera es nuestra sino suya.? De esta forma cierra la opci?n de discusi?n con el Creador, pues no somos m?s que barro en sus manos.?

Esta figura metaf?rica conlleva impl?cita otra idea de protesta, no manifestada por Pablo aunque s? preventivamente respondida en su magistral exposici?n de romanos 9.?? La protesta ser?a que un vaso de arcilla no siente dolor cuando es llevada al horno para ser definitivamente solidificada, pero un ser humano s? sentir? dolor y tormento en el infierno eterno.? La protesta parece ser coherente en s? misma, pero la reacci?n a ella vendr?a a ser la misma exposici?n del ap?stol cuando refiri? al acto soberano del Alfarero con su olla de barro.? Aunque seamos humanos y no simples ollas de cer?mica, nuestra reacci?n contra el Alfarero ser?a semejante a la de la olla de barro que reclama a su hacedor por qu? la ha hecho as?.

La revelaci?n en la Biblia cierra este debate en esos t?rminos.? Solo nos resta agregar que cada quien tendr? el derecho a deprimirse o a entusiasmarse, seg?n como sienta que haya sido elegido para una cosa o para otra.? ?Pero puede alguien estar seguro de no ser oveja de Cristo, simplemente porque Dios tambi?n ha hecho a las cabras?? ?Puede alguien decir de s? mismo que no es trigo, por el solo hecho de que Dios haya hecho tambi?n la ciza?a?? ?Dios conoce qui?nes son el ?rbol bueno y el ?rbol malo, y tambi?n es una verdad a voces que la cabra nunca se convertir? en oveja ni el trigo ser? ciza?a.?

En esta seguridad brindada por el eterno e inmutable consejo de Dios descansamos los que hemos recibido el Esp?ritu de adopci?n por el cual clamamos Abba Padre.? Si Ad?n fue nuestra cabeza federal y ca?mos juntamente con ?l, Cristo es la cabeza federal de los de su grupo. Todos los hombres estamos calificados para la condenaci?n, pero algunos hemos sido alcanzados por la misericordia de Dios, los que hemos sido conocidos (amados) desde los siglos (Efesios 1). ?Nuestra predicaci?n sigue siendo la misma que fue ordenada para todos, arrepent?os y creed en el evangelio.? S?lo los que est?n ordenados para vida eterna terminar?n aceptando esta petici?n (Hechos 13:48).

La finalidad de la elecci?n en estas condiciones absolutas es para que nadie se jacte en su presencia (1 Corintios 1:29).? De manera que si usted es uno de los que dice o cree que Dios hizo su parte y ahora le toca al hombre hacer la suya est? torciendo el mensaje b?blico, pues habr?a jactancia si la salvaci?n dependiese en algo de nosotros.? Ni siquiera depende de que tengamos fe pues ella nos ha sido dada. ?Cobra sentido el que la expiaci?n de Cristo haya sido por los elegidos solamente, pues que no tendr?a sentido que hubiese pagado un rescate universal cuando muchos son condenados en el infierno.? Cristo vino a poner su vida por sus ovejas y no por las cabras (Juan 10:15), pero a muchos les sucede lo que les pas? a los jud?os en su tiempo. Ellos ten?an el conocimiento acerca de Dios, llegaron a ser rabinos y sacerdotes, fariseos y escribas, maestros de la Ley con amplia tradici?n en los menesteres del Dios de la Biblia, que incluso recorr?an la tierra entera en busca de un pros?lito.? Ellos llegaron a tener celo de Dios pero su conocimiento acerca de ?l no era conforme a ciencia (Romanos 10:2).?

Cristo es la justicia de Dios, con la implicaci?n de que apacigu? su ira en aquellos que represent? con su sacrificio. ?En el oficio del sacerdote del Antiguo Testamento, se expiaba la culpa de su pueblo y no ?la de toda la humanidad. ?Cristo en consecuencia, con la coherencia de su prop?sito eterno no rog? por el mundo sino por los que el Padre le hab?a dado, por aquellos que se incorporar?an a sus filas paulatinamente a trav?s de la historia en el cumplimiento de la promesa de que no rechazar?a a los que el Padre le diese.

Finalmente, creo que debemos cuidarnos de fabricar un ?dolo de un dios que no nos ha sido revelado.? Algunos lo hacen de madera, metal o yeso, pero hay uno m?s peligroso que muchos conforman a su imagen para cargarlos a sus iglesias, donde le adoran y le sirven.? Es un ?dolo cuya figura mental es un croquis del Dios de la Biblia, pero que finalmente no puede salvar, ni escuchar ni responder.? Es un falso dios que pretende entronizar al hombre cedi?ndole su poder, con una teolog?a no conforme a ciencia en la que el hombre decide si sigue o no sigue a su dios, si rechaza o no rechaza su esp?ritu.? Tal dios es un mendigo, uno que clama por las almas que le rechazan desp?ticamente, pero que es escuchado por aquellos que creen que es el camino correcto, sin importarles que su fin sea camino de perdici?n.

Contra tal dios el Dios de la Biblia hace tiempo que se levant? diciendo que no dar?a a otro su nombre ni su alabanza a esculturas.? Hoy sabemos que una escultura puede tambi?n ser una creaci?n mental, no necesariamente de madera o de yeso, sino una imagen en la que pretendemos pegar las piezas de un dios de cart?n.? Esa gente parece decir con palabras de la Biblia en el principio era el Logos, pero a?ade de inmediato y ahora es el lego. ?Con el lego arman sus piezas para que se parezca lo m?s posible al Logos de la Biblia, pero de nuevo la Biblia habla contra semejante actitud: ??A qui?n, pues, me har?is semejante o me comparar?is? (Isa?as 40:25).

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com

?


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 17:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios