Viernes, 26 de noviembre de 2010

En Corinto hubo un caso de un creyente que se acostaba con su madrastra, que fue reprendido y entregado a Satan?s, para que sus esp?ritu viviera en el d?a postrero. El fue iluminado, pero en ?l tambi?n habitaba el Esp?ritu de Cristo, ya que de lo contrario no habr?a sido del Se?or, como lo demuestra su arrepentimiento y perd?n. En el libro de Hebreos se habla de unos que fueron iluminados, pero nunca habitados por la gracia divina, por el Esp?ritu del Se?or. La prueba radica en que rechazaban el sacrificio de Cristo. En Corinto, el creyente se consum?a de dolor al conocer el da?o de su pecado, lo cual implicaba reconocer la sangre de Cristo sin pisotearla, d?ndole el valor suficiente a ella, sin acudir a buscar el perd?n en la sangre de toros o de machos cabr?os.

Habacuc escribi? un c?lebre texto, el justo vivir? por la fe. Aunque sabemos que la Biblia declara que no hay justo ni aun uno, nos preguntamos ?Qui?n es el justo de Habacuc? La Escritura declara que justo es el que ha sido declarado tal por el Padre. Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios. Dios es el que justifica (Romanos 8: 33). Cristo es la justicia de Dios. Ello presupone que el justo vivir? por la fe, pues no podr?a vivir anclado en la realidad de su propia justicia, sino en la fe sobre la justicia de Cristo, en que Jesucristo es la justicia de Dios, en que Dios es el que justifica.

Por eso el justo puede caer siete veces y a?n ser? levantado siete veces en el d?a (Proverbios 24:16). El texto de Hebreos habla de los que pisotean la sangre de Cristo, aquellos jud?os cristianos o cristianos jud?os que volv?an a las costumbres del juda?smo. Un grupo de ellos muy posiblemente intentaba tener por partida doble la bendici?n de Dios, buscaban un reaseguro del alma. Era como trabajar con dos compa??as al mismo tiempo, buscando mayor protecci?n. Otro grupo, el que m?s claramente se desprende del texto, buscaba volver a los rudimentos de la ley, las obras y los sacrificios de palominos, ovejas y dem?s animales. En ambos casos el resultado est? a la vista: se pisotea la sangre de Cristo.

Pisotear la sangre es tenerla por inmunda. Eso implicaba aseverar que era incompetente, insegura e innecesaria. De esta manera se les argumenta que es imposible que sean renovados otra vez para arrepentimiento. Y ac? es importante hacer algunas dilucidaciones. 1) El lector podr? entender en una mirada r?pida al texto de Hebreos que la imposibilidad para la renovaci?n en tales sujetos es absoluta. Por ello algunos editores han intitulado el texto en cuesti?n como advertencia contra la apostas?a. Apostatar es dejar el camino de la fe y abjurar de ella. El ap?stata se aparta de la fe y sigue otra doctrina, o se torna incr?dulo. 2) Tambi?n podr?amos percibir con una lectura m?s apaisada del texto de Hebreos que la imposibilidad para ser renovados para arrepentimiento est? sujeta a su continuidad dentro de ese criterio doctrinal. Me explico: si alguien que conoce el evangelio de Cristo -pues lo ha gustado, ha disfrutado un poco del don celestial, ha sido iluminado- decide equivocadamente pisotear la sangre de Cristo, ya no queda m?s remedio que perderse; pero ?podr?a arrepentirse y volver? He all? la gran pregunta, pues se supone que ese arrepentimiento es el otorgado por Dios. Tal parece ser que en Hebreos se sustenta la tesis de la imposibilidad de que Dios d? de nuevo la facultad de arrepentimiento a tal persona. En otros t?rminos, que a los ap?statas no se les perdona jam?s.

Nos preguntamos ?qu? fue lo que sucedi? con Pedro? ?Acaso no se apart?, aunque sea por un instante, de la fe en Jesucristo, cuando lo neg? varias veces y daba maldiciones? ?Y qu? sucedi? despu?s, en su ministerio, cuando Pablo tuvo que reprenderlo p?blicamente porque andaba judaizando? ?Es que acaso ese acto no era tambi?n pisotear la sangre de Cristo? ?O es que la salsa del pavo no es buena para la pava? En todas estas preguntas uno tiene que buscar las respuestas dentro del contexto de cada una de ellas. El caso concreto de Pedro es sencillo entenderlo, por cuanto ?l reaccion? oportunamente y se corrigi? de sus desv?os. Es por eso que pienso que en el texto de Hebreos se enfatiza en el hecho de que algunos practicantes religiosos eran simult?neamente cristianos y judaicos. El autor de Hebreos hace una comparaci?n con ese tipo de personas y dice que no pueden volver a crucificar a Cristo por ellos, en el entendido de que la crucifixi?n del Se?or implica el derramamiento de su sangre, como ofrenda por nuestros pecados. La analog?a estriba en las repetidas veces que un sacerdote hebreo ten?a que oficiar el sacrificio por sus pecados y por los de su pueblo. Era una acci?n repetida, y si estos jud?os cristianos del texto pretend?an volver a crucificar a Cristo repetidamente, pues les resultar?a imposible.

Esa es la analog?a hecha por el autor de Hebreos, la de los que sacrificaban palominos y ovejas reiteradamente ofreciendo expiaci?n moment?nea, s?mbolo de lo que habr?a de venir, con el sacerdote ?nico y para siempre que nos conven?a, Jesucristo. Supongamos el ejemplo siguiente: Yo peco, quiero el perd?n de pecados, entonces acudo a Cristo porque soy creyente. Muy bien, en ese momento soy renovado para arrepentimiento, como cuando a Pedro le fueron lavados los pies, porque ya todos ellos estaban limpios. El problema se plantea si yo rechazo ir a Jes?s para ser renovado para arrepentimiento. Si digo que su sangre no es suficiente, que su sacrificio fue incompleto, que sacrificar un palomino es superior y completa la expiaci?n, all? no queda otro sacrificio por mi pecado. All? no puedo ser renovado para arrepentimiento.?

Sin embargo, en el ejemplo anterior, si tal sucediera ser?a porque me habr?a acontecido el milagro de la ceguera. En ese caso ser?a el Se?or mismo quien me abrir?a oportunamente los ojos, como lo hizo con Lidia. Eso en el supuesto de que yo fuese de veras un elegido para vida eterna. Lo que s? es importante es dejar claro que el autor de Hebreos no pretendi? nunca enviar un mensaje tortuoso para los creyentes, en el sentido de acusarles de pecadores imperdonables, porque se ha pecado voluntariamente. Pregunto, ?es que acaso no son cometidos en forma voluntaria la mayor?a de nuestros pecados? Ciertamente, y muchos de ellos son por comisi?n y otros por omisi?n. No pretendamos aducir que cuando pecamos lo hacemos involuntariamente. Nuestra voluntad se implica muy a menudo en nuestros errores.

Por supuesto que si alguien persiste con su tenacidad obcecada en rechazar voluntariamente la sangre de Cristo, entonces ya no queda m?s nada que hacer por ?l. En ?l se cumplir? lo dicho por el ap?stol Juan: salieron de nosotros porque no eran de nosotros, porque si fuesen de nosotros habr?an permanecido con nosotros. Recordemos tambi?n que hay al menos dos destinatarios en Hebreos, los que pertenecen al grupo de los iluminados que pisotean la sangre de Cristo, y los iluminados que no regresan para perdici?n, sino que creen para salvaci?n del alma. Podemos preguntarnos si el grupo de los que creen para salvaci?n eterna jam?s ha cometido alg?n pecado voluntario. Muchos suponen que Pablo pec? mucho antes de ser cristiano. Despu?s de su conversi?n no fue sino un santo sin pecado cometido. Eso es una gran mentira, pues si miramos la carta a los Romanos en sus cap?tulos 6 y7 veremos lo que dice de s? mismo, a?n siendo cristiano. Pablo tambi?n circuncid? a Timoteo por causa de los jud?os, de manera que eso no era necesario hacerlo. Sin embargo Pablo critic? a Pedro por comer y no comer con los jud?os y los gentiles en p?blico (libro de los G?latas). Santiago argumentaba de s? mismo que ?l era un hombre de pasiones, al comparar a El?as con sigo mismo: El?as era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras... Ac? se incluye ?l mismo como hombre pasionario.

Creo firmemente que no debemos atormentarnos por leer estos textos en Hebreos. Est?n escritos para advertir que no debemos caminar hacia atr?s, que no debemos dejar la doctrina b?blica en su sentido m?s puro. Pero ciertamente no est? escrito para decirnos que si continuamos pecando despu?s de ser creyentes, entonces ya no queda m?s remedio que una horrenda expectaci?n de juicio. Ese no es el mensaje general de Hebreos. Es Juan quien escribe en una de sus cartas que si decimos que no hemos pecado, le hacemos a ?l mentiroso (1 Juan 1:10). Tambi?n recomienda que si hemos pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el Justo. Agrega: si confesamos nuestros pecados, ?l es fiel y justo para perdonarnos.

El mensaje contextual de Hebreos va dirigido a los jud?os cristianos que intentaban jugar a la salvaci?n con dos propiciaciones: el Cordero de Dios y el palomino de la vieja ley. Dejar a Cristo para volver a la tradici?n de la ley, ciertamente mata. Combinar ambos es igualmente mortal. Pero abrazar por fe que Cristo expi? la culpa de sus elegidos es la salvaci?n misma. Por eso una vez m?s el texto de Habacuc: el justo por la fe vivir?.

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario soberania de dios

?


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 13:38
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:23

hermano cesar estuve leyendo en su blogs el tema renovados para arrepentimiento y despejo algunas dudas que tenia al respecto en verdad es un tema interesante muy controbersial por cierto. 

Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:26

pero me alegra saber que hay siervos de DIOS dispuestos a compartir sin temor sobre aquellos temas espinosos los cuales prefieren dejar de lado. 

Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:29

se de muchos siervos de DIOS que en un momento de sus vidas voluntariamente pecaron y luego quisieron volver a cristo.  pero su conciensa los acusa por un lado y por otro los comentarios mal intencionados que hacemos al conocer el caso. 

Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:37

los cuales no ayudan todo lo contrario alejan al hermano el cual lo unico que busca es a alguien que lo ayude a restaurarse.

Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:39

la falta de una correcta interpretacion de la palabra de DIOS al leer algunos textos que hablan de pisotear la sangre de cristo solo logran confundirlos mas... 

Publicado por Rafaemiro
Lunes, 26 de noviembre de 2012 | 22:40
me gustaria saber mas del asunto para ayudar a otros a salir del estado en que se encuentran. por favor escribame y si tiene facebook me gustaria chatear con usted al respecto DIOS LO BENDIGA