Domingo, 21 de noviembre de 2010

Sabemos que el Se?or conoce a los que son suyos, aunque nos preguntamos si conoce a los que no lo son. La respuesta ser? obvia si tomamos el verbo conocer en uno de sus sentidos, ?la actividad cognoscitiva de estar al tanto de algo. ?Cu?l otro sentido puede tener este t?rmino? ?Muchos sustantivos y verbos de la lengua pueden tomar matices sem?nticos distintos, con el uso y contexto en que aparecen.? El verbo conocer, seg?n la Biblia, nos indica un significado diferente al adquirir conocimiento para crecer intelectualmente.

Son muchos los textos que nos se?alan desde el G?nesis el otro sentido de ese vocablo.? Por ejemplo, veamos estos tres textos escritos en el primer libro de la Biblia, donde significa tener comuni?n con: Conoci??Ad?n a su mujer Eva, la cual concibi? y dio a luz a Ca?n... (G?nesis 4: 1);?Conoci? Ca?n a su mujer, la cual concibi? y dio a luz a Enoc... (G?nesis 4:17);? Y?conoci??de nuevo Ad?n a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llam? su nombre Set...(G?nesis 4:25). ?Ad?n ya hab?a conocido a Eva cuando compartieron el fruto prohibido, cuando se escondieron juntos y se ocultaban de Dios. Tambi?n se conoc?an cuando Dios los cubri? con pieles de animales. ?Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y?conocieron que estaban desnudos... (G?nesis 3:7). ?Estos actos de conocer apuntan a la idea de adquisici?n de informaci?n intelectual. ?De manera que surge el cambio de sentido al leer que Ad?n conoci? a Eva su mujer, para que esta concibiera a Ca?n.? Asimismo se ve en el otro texto, cuando nos dice que Ca?n conoci? a su mujer y dio a luz a su hijo Enoc.? El tercero de los versos transcritos nos informa que Ad?n conoci? de nuevo a Eva.? ?Cu?ntas veces conoce un hombre a su esposa?? Si es en el sentido de darse cuenta de que ella tiene un determinado nombre, y que es una particular persona identificada con su apelativo, entonces no hace falta decir que eso se hace desde la primera vez que uno entra en contacto formal con la otra persona. ?Pero si se trata de tener relaci?n ?ntima para procrear un hijo, habr? que decir que se conoce tantas veces como se tiene dicha comuni?n.

Nos interesa dejar en evidencia que este vocablo conocer tiene tambi?n ese otro sentido, muy importante en cuanto a demostrar el comportamiento de Dios para con sus hijos.? En este otro plano sem?ntico, el conocer b?blico es solamente referido para los escogidos de Dios.? De los otros, del mundo, no se dice que Dios los haya conocido.? Pero eso no supone que no los haya percibido en el sentido intelectual.? Fij?monos en el siguiente texto que aporta los dos sentidos de esa palabra, en un mismo vers?culo: ...Entonces Jud? los reconoci?, y dijo: M?s justa es ella que yo, por cuanto no la he dado a Sela mi hijo. Y nunca m?s la?conoci? (G?nesis 38:26).? El primer sentido est? alojado en el t?rmino reconocer (darse cuenta de alguien o de algo, examinar con cuidado algo o a alguien para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias).? El segundo plano del sentido est? ubicado en el verbo conocer como tener relaci?n ?ntima, allegarse a alguien, tener relaciones sexuales con alguien.

Veamos otros textos para que derivemos las conclusiones que de ellos fluyen: Y la joven era hermosa; y ella abrigaba al rey, y le serv?a; pero el rey nunca la conoci? (1 Reyes 1:4); A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigar? por todas vuestras maldades (Am?s 3:2); Jehov? es bueno, fortaleza en el d?a de la angustia; y conoce a los que en ?l conf?an (Nahum 1:7). ?Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las m?as me conocen (Juan 10:14); ...mas ahora, conociendo a Dios, o m?s bien, siendo conocidos por Dios, ?c?mo es que os volv?is de nuevo a los d?biles y pobres rudimentos, a los cuales os quer?is volver a esclavizar? (G?latas 4:9); Pero el fundamento de Dios est? firme, teniendo este sello: Conoce el Se?or a los que son suyos (2 Timoteo 2:19).

Pero este es diferente: entonces les declarar?: Nunca os conoc?; apartaos de m?, hacedores de maldad (Mateo 7: 23). Estamos seguros de que si Dios tiene capacidad intelectual para darse cuenta de la existencia de sus ovejas, tambi?n tiene la misma capacidad para enterarse de los hacedores de maldad - los cabritos.? Cuando mencionamos a Mateo 7: 23, la expresi?n nunca os conoc? est? referida a la marca sem?ntica de la comuni?n.? Ser?a imposible para los defensores de la omnisciencia de Dios, como mecanismo de su elecci?n, admitir que, en este caso espec?fico de Mateo 7, el conocer de Dios se refiere a una actividad netamente intelectual.? Si as? lo admiten, entonces ese Dios no es omnisciente, por cuanto ha admitido desconocer a un grupo de personas: nunca os conoc?.? En s?ntesis, que ni siquiera quienes pregonan la omnisciencia como mecanismo de elecci?n pueden sostener que el verbo conocer tiene un ?nico significado en el contexto b?blico.? Eso implicar?a el descalabro de ese Dios que se han forjado.? Eso equivaldr?a a colocarlo como ignorante y limitado en cuando a conocimiento.??

Hubiese dicho el profeta El?as: ?ser? que no se dio cuenta de que exist?a ese grupo de personas?? ?Estar?a tan ocupado que se le complic? mirar hacia ese otro lado, para darse cuenta de que ese otro grupo exist?a tambi?n?? ?C?mo puede ser posible que ese mismo Dios admita que en el futuro habr? un grupo al que ?l no ha conocido?? ?Estar? declarando su futura ignorancia?

Este texto citado nos indica que ese conocer est? en el plano de la comuni?n que el Se?or no tuvo con ellos (no el desconocimiento intelectual).? Por eso dijo: mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. ?Es este conocer el que m?s nos importa, pues implica la comuni?n de amor por la cual podemos clamar Abba Padre.? De igual forma, este otro verso se contempla en el mismo plano comunicativo: Porque a los que antes conoci?, tambi?n los predestin? para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que ?l sea el primog?nito entre muchos hermanos (Romanos 8:29). ?

Cuando en Romanos 8 se nos indica que a los que antes conoci?, tambi?n los predestin?, es l?gico comprender que ese conocimiento no es el intelectual, sino el de tener comuni?n con.? ?l mismo declara: conoce el Se?or a los que son suyos, en el sentido de haber tenido comuni?n con nosotros desde antes de la fundaci?n del mundo, cuando desde su perspectiva est?bamos a?n en su mente.

No puede tratar este texto citado de un conocer intelectual, de un darse cuenta de, por cuanto Dios no pudo mirar para ver lo que ?l no hab?a creado.? Cuando ahora mira hacia nuestro futuro, lo sabe seguro porque lo ha planificado, de lo contrario ser?a un Dios con mucha suerte, por cumpl?rsele todas sus profec?as y proyectos sin que el hombre pueda estropearle en nada.? ?C?mo pudo mirar el Se?or para escogernos? ?Es que acaso hubo algo bueno en nosotros que motivase su elecci?n? ?No dice su palabra que todos nos hemos desviado, que no hay justo ni a?n uno, que no hay quien haga lo bueno en toda la tierra?? Eso ser?a contradictorio con todo lo que ?l ha dicho de S? mismo, como si hubiese habido una sola persona sobre la faz de la tierra con la capacidad de hacer algo bueno.? De manera que esa idea de conocer, como objeto intelectual, de estar enterado de nuestra existencia, es un imposible desde su plano soberano - puesto que no exist?amos ni mostr?bamos nuestras buenas inclinaciones para con su gracia, cuando no hab?a ni uno solo que le buscase y pretendiese agradarle, ya que adem?s de todo lo expuesto la humanidad ha sido vista como muerta en sus delitos y pecados.

En este texto de Romanos 8, conocer hace referencia a la relaci?n entre su amor y el objeto de esa relaci?n, los vasos preparados para honra y gloria, del cap?tulo 9. ?Ya lo dijo Isa?as: Como son m?s altos los cielos que la tierra, as? son mis caminos m?s altos que vuestros caminos, y mis pensamientos m?s que vuestros pensamientos (Isa?as 55:9).

Finalmente, una realidad se yergue ante nosotros, como la serpiente de bronce en el desierto.? Si la fe es un don de Dios, no podemos suponer que ?sta proviene de nosotros. Entonces la fe no es una condici?n para la elecci?n, como si la tuvi?semos de antemano y fu?semos capaces de ejercerla.? Se nos ha garantizado el creer en Cristo, como un regalo de la gracia de Dios.? El acto de creer no recae en nuestra capacidad, pues la humanidad entera est? muerta en delitos y pecados, esto es, est? sumergida en depravaci?n total. Si el hombre ha de creer, Dios le garantizar? la fe, de lo cual se deduce que a los que no han de creer no se les ha garantizado.? La fe se requiere para la salvaci?n, pero Dios la da como un regalo a quienes ha querido salvar.

Somos salvos por gracia, a trav?s de la fe, la cual es un don de Dios (Efesios 2: 8).? Filipenses 1: 29 anuncia que se nos ha garantizado el creer en Dios. ?Efesios 1: 19 aclara que creemos por el trabajo poderoso de Dios, que no es otro que el de la muerte de Cristo.? El hombre no puede creer por su propia cuenta, a menos que sea conocido? de Dios.? Sabemos que muchos no pueden creer porque est?n inhabilitados para tal fin, pues ya les ha sido determinado su destino.? Eso lo dice el Esp?ritu de Dios en Romanos 9, en el mismo cap?tulo en el que se presenta al objetor de la predestinaci?n.? La respuesta que Dios da a su contendor, se construye con la met?fora del Alfarero y la arcilla. El derecho del Creador a? hacer lo que quiera con su masa de arcilla, con la cual prepara un vaso para honra y otro para fines menos decorosos, equivale al derecho a conocer y a desconocer.? Es en ese cap?tulo donde se levanta la figura de los gemelos, Jacob y Esa?, en representaci?n de la humanidad entera.? Dios ha decidido el destino de cada quien, sin tomar en cuenta sus obras.?

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com??????

?

?


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 1:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios