Mi?rcoles, 24 de marzo de 2010

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. Entonces, oídas estas cosas, callaron,y glorificaron a Dios, diciendo: De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida! Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras,para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.  Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del tronode Dios.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre, y pongo mi vida por las ovejas. Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia delSeñor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque si siendo enemigos,fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella.  Y no por sangre demachos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.

Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida.Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis,porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos. Como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad. Jehová prueba al justo; pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece. Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío;y he sido glorificado en ellos. Alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder,soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.

Respondiendo Jesús, les dijo:Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

De cierto, de cierto os digo:El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero.  Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos para una herencia incorruptible,incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. 

Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y Tú vivificas todas estas cosas y los ejércitos de los cielos te adoran. El consejode Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová, hiciste todas ellas con sabiduría, la tierra está llena de tus beneficios. La suerte se echa en el regazo; más de Jehová es la decisión de ella. Levantad en alto vuestros ojos y mirad quien creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército, a todas (las estrellas) llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza y el poder de su dominio. Que anuncio lo por venir desde el principio y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá y haré todo lo que quiero; que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé y lo haré venir; lo he pensado, también lo haré. Que aún vuestros cabellos están todos contados. Dice el Señor que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. Porque de él, y por él, y para él,son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos Amén.


En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el afecto de su voluntad. Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder;porque Tú creaste todas las cosas y por tu voluntad existen y fueron creadas. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios…porque no es de todos la fe.


 (Todas las citas son de la versión ReinaValera 1960, y se encuentran en el siguiente orden, si se quisiera corroborar: Juan 3:3Juan 6:44 y65; Juan15:16;Hechos 11:18Rom. 9:16;Efesios 2:1;Efesios2:8-10; Fil. 1:29; Hebr.12:2; Lucas 19:10Juan 10:14-15 y 26; Hechos 20:28Rom. 5:10Efesios 5:25Hebr. 9:12I Pedro 3:18; Isa. 55:11Juan 5:21Juan 6:37-40; Juan10:25-30; Juan 17:2; Fil. 2:13.Salmos 5:5, Salmos 7:11,Salmos 11:5Mateo 11:27Juan 17:9-10Hechos 2:47; Hechos13:48; Rom. 9:10-13; Rom.9:21-24; Efesios 1:3-4. Mateo 24:4-5 y Mateo 24:24. Juan 5:24; Juan10:26-29; Rom. 8:29-30Rom. 8:35-39I Pedro 1:2-5;Judas 24-25. Nehemías9:6; Salmos 33:11; Salmos 104:24; Prov. 16:33; Isaías 40.26; Isaías 46.10-11; Mateo10:30; Hechos 15:18; Romanos 11:36; Efesios 1:11; Apocalipsis 4:11; Efesios2:8; 2 Tesalonicenses 3:1-2).

César Paredes


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 11:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios