Viernes, 28 de agosto de 2009

El tribulo era un tipo de maquinaria utilizado en la agricultura, en la Antigua Roma. Su nombre latino da origen a nuestro vocablo tribulaci?n.? Son unas p?as que permiten incrustarse en la tierra, a medida que unidas a un artefacto ?ste da vueltas cuando es alado por un caballo, un toro, o cualquier otra fuerza motora.? De igual forma, se dice que muchas personas fueron sometidas a sufrir cruel castigo con instrumentos parecidos al tribulo. Los romanos tambi?n utilizaron este invento como parte de sus armaduras en los carruajes de guerra, para lograr hacer da?o al enemigo con las incrustaciones del conjunto de puntas de todos los tribulos empleados. Al cristiano se le dice que es necesario que pasemos por muchas tribulaciones, de manera que ya podemos imaginar de qu? se trata el sufrimiento del creyente.

Pablo el ap?stol dijo una vez ?ya no vivo yo, sino Cristo en m?.? Esa fusi?n de dos seres en una carne ?semejante a la concepci?n b?blica del matrimonio- constituy? una de las metas del c?lebre predicador de los gentiles.? En la historia del ap?stol se pueden contemplar las calamidades que le toc? vivir, quiz?s en claro cumplimiento de las prof?ticas palabras dadas por Jes?s a Anan?as (Hechos 9:16), las cuales dicen: ?porque yo le mostrar? cu?nto le es necesario padecer por mi nombre?. De manera que Pablo fue ense?ado por Jes?s para padecer por su nombre.

Algunos seguidores de Cristo desean ser como Pablo. Otros tal vez se escandalicen, al saber que un h?roe de la fe siempre es sometido a pruebas glorificantes, de las cuales debe dar cuenta ante el Destinador de su programa narrativo.? En el verso anterior del texto citado, Jes?s le dice a Anan?as que ?instrumento escogido me es ?ste?. Eso demuestra una vez m?s en el estudio de la Biblia, que los guiones o programas narrativos generales o de uso han sido preparados para que nosotros andemos en ellos.? El ap?stol confirmaba las palabras de Jes?s, cuando pasando por Listra, Iconio y Antioqu?a, dijo a los hermanos: ?Es necesario que a trav?s de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios? (Hechos 14:22b).

Las tribulaciones para la grey cristiana, preparadas desde los siglos, constituyen un instrumento valioso para la depuraci?n de los vicios de la carne que siguen incrustados en la vieja naturaleza humana. El hombre interior se va renovando de d?a en d?a, tomando nuevas fuerzas como las ?guilas, en ascenso al igual que la luz de la aurora, hasta que el d?a es perfecto. Sin embargo, esas mismas tribulaciones espantan a muchos, cumpli?ndose en ellos tambi?n el prop?sito para el cual fueron enviadas, como lo explica la par?bola del sembrador. La semilla sembrada en pedregales, recibida con gozo, pero sin ra?z en s?, planta de corta duraci?n, es perdida, pues venida la tribulaci?n por causa de la palabra los portadores de esa semilla tropiezan (Marcos 4:16-17).

La tribulaci?n puede ser preciosa para el que cree de veras, mas para los que no creen la palabra misma les viene a ser tropiezo. Dice Pedro que los que se vuelven desobedientes? tambi?n fueron destinados para tal fin (1 Pedro 2). La desobediencia en el creyente lo acerca al s?mil de la planta en pedregales, o en espinos, o junto al camino. Algunas veces la semilla misma es comida por las aves (Satan?s quita la palabra sembrada en sus corazones); otras veces? es sembrada en pedregales produci?ndose una planta sin ra?z profunda, quemada por el sol (las tribulaciones); en otras ocasiones la semilla cae entre espinos y se ahoga, de manera que no da frutos, (los afanes de este mundo, el enga?o de las riquezas y las codicias de otras cosas).? Algunas veces la semilla cae en buena tierra, brotando y creciendo, dando buen fruto.? ?No dijo Jes?s que ?l era la vid y que su Padre era el labrador?? Si el Padre es el labrador entonces ?l es quien prepara la buena tierra para que d? frutos a granel.? Soberan?a absoluta del Creador en su administraci?n de la salvaci?n y de todo el vasto universo.

El profeta Samuel era conocedor del Dios eterno. Escogido desde ni?o para el servicio a Jehov?, mantuvo el di?logo con su Creador a lo largo de su vida.? Su madre, cuando dedicaba a su hijo a Dios, profiri? unas sabias palabras recogidas en la Biblia: ?Jehov? mata, y ?l da vida; El hace descender al Seol, y hace subir.? Jehov? empobrece, y ?l enriquece; abate y enaltece.? El levanta del polvo al pobre, y del muladar exalta al menesteroso, para hacerle sentarse con pr?ncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehov? son las columnas de la tierra, y ?l afirm? sobre ellas el mundo.? El guarda los pies de sus santos?? (1 Samuel 2: 6-9).

El profeta Jerem?as fue otro hombre de aflicci?n rese?ado en las historias de la Biblia. ?Yo soy el hombre que ha visto aflicci?n bajo el l?tigo de su enojo. Me gui? y me llev? en tinieblas y no en luz; ciertamente contra m? volvi? y revolvi? su mano todo el d?a.? Hizo envejecer mi carne y mi piel; quebrant? mis huesos?y me rode? de amargura y de trabajo?.? Habiendo aprendido de la ense?anza directa de su Se?or y Dios, Jerem?as nos recomienda esperar en SILENCIO la salvaci?n de Jehov?. A?ade: ?Bueno le es al hombre llevar el YUGO desde su juventud. Que se siente SOLO y CALLE, porque es Dios quien se lo impuso?.? En su experiencia de vida el profeta hab?a aprendido a comprender que todo evento que acontece en la faz de la tierra y del universo entero ha sido previsto por la grandeza de su Dios. ??Qui?n ser? aquel que diga que sucedi? algo que el Se?or no mand?? ?De la boca del Alt?simo no sale lo malo y lo bueno? ?Por qu? se lamenta el hombre viviente? Lam?ntese el hombre en su pecado? (Lamentaciones 3).

El profeta Am?s tuvo un ministerio corto. Era ganadero, boyero y ovejero; era ajeno al cuerpo de profetas profesionales.? Incluso, dentro de su corto oficio prof?tico fue expulsado de Israel, despu?s de un ?cisma teol?gico?, para continuar su oficio anterior en los reba?os y ganados.? Su libro recoge el mensaje de Dios para su pueblo, por lo tanto el profeta tuvo que aprender a conocer a su Dios, el cual le hab?a llamado en ese encargo ?laboral?: profetizar ante el pueblo de Dios.? Exclama el profeta con la autoridad conferida lo siguiente:??O?d esta palabra que ha hablado Jehov? contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto?A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigar? por todas vuestras maldades. ?Andar?n dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? ?Rugir? el le?n en la selva sin haber presa?... ?Caer? el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ?Se tocar? trompeta en la ciudad, y no se alborotar? el pueblo? ?HABR? ALG?N MAL EN LA CIUDAD, EL CUAL JEHOV? NO HAYA HECHO?? (Am?s 3:1-6).

Esa claridad prof?tica se ha perdido en nuestros d?as de democracia eclesi?stica. El pueblo gobierna y se dice que voz del pueblo es voz de Dios. A esa blasfemia se nos ha acostumbrado, de tal forma que ahora podemos llamar ?bueno? a lo malo y ?malo? a lo bueno. Estos escritos prof?ticos narran la soberan?a absoluta de Dios.? Tambi?n narra este tema el resto de la Biblia, pero como cirujano experto el predicador contempor?neo a?sla los textos y los separa, para presentar un evangelio c?modo, amplio, benevolente. A menudo se presenta en los p?lpitos de las iglesias, as? como en los libros de teolog?a, a un Dios mendigo. Un Dios que suplica y sufre por las pobres almas rebeldes y que est? dispuesto a abaratar la buena nueva de salvaci?n para calmar su depresi?n. De esta manera, se nos dice, Dios no quiere estar solo, ?l nos necesita. ?La ?nica raz?n por la cual podr?a Dios necesitarnos es porque primero que nada quiso hacernos objeto de su misericordia, por lo cual quiere comunic?rnosla d?ndonos su amor y su afecto. Pero entendamos que ?l es suficiente y soberano, hace como quiere y fuera de ?l no hay quien salve.? No en vano el ap?stol Juan pudo comprender y ense?ar el gran amor dado por el Padre para con nosotros,?para que seamos llamados hijos de Dios.

El que ha sido escogido por el Padre para ser objeto de su amor ha de reconocer el gran favor que se le ha hecho, el de ser llamado hijo de Dios. No es prudente colocar la carreta delante del caballo, suponiendo que le hacemos un favor a Dios al reconocerle como tal. El que anda en eso es un antropoc?ntrico que procura entronizarse pretendiendo decidir su destino y el destino del mundo.? Una teolog?a err?tica que ha invertido el discurso prof?tico presenta a Dios como el sol?cito de los mendrugos de pan que el hombre pretende darle, siempre y cuando act?e como el genio de la botella.? Un Dios que hace n?meros de magia para agradar a la galer?a, que busca ser reconocido como Dios. Un Dios manipulable bajo las ?cadenas? de oraci?n (nada m?s simb?lico que ese nombre ?cadenas? para ilustrar la pretensi?n moderna de atar a Dios), bajo la teolog?a de Arminio, que revierte el orden prof?tico establecido desde G?nesis hasta Apocalipsis.

No en vano fue escrito hace siglos: ?Mi pueblo fue destruido, porque le falt? entendimiento? (Oseas 4).? ?Mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento?(Is.5:13).

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario soberania de dios?

?



Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 11:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios