S?bado, 27 de junio de 2009

?Pudiera ser posible que muchos se arrogaran la?opci?n de ser iguales a Dios. Ello presupondr?a superar a Dios. En efecto, si alguien lograra igualarlo, entonces ese Dios ya no ser?a supremo, sino que tendr?a que compartir su podio con otro semejante a ?l, y por consiguiente si alguien es semejante a ?l lo es en virtud de que ?l habr?a dejado de serlo.??Esa parece haber sido la actitud de Lucifer, cuando siendo perfecto y un querub?n protector os? ser semejante al Alt?simo. Su locura y presunci?n no valor? la presuposici?n de que intentar igualar al Creador implicaba la tesis de superarlo, como ya lo acabamos de se?alar.

La consecuencia de su osad?a la conocemos por el relato b?blico. Fue condenado por la eternidad y,??a pesar de andar todav?a bajo ciertos par?metros de libertad, hasta que se cumpla el prop?sito de Dios, le est? reservado le lago de fuego, su morada final. Odioso sitio para un odioso personaje. A pesar de este sentimiento que despierta su contemplaci?n, muchos le han reservado un lugar de honor en el mundo, esculpiendo estatuas en su nombre, rindi?ndole homenaje bajo distintos modelos culturales.??Astutamente Satan?s contin?a conquistando el terreno del mundo, del cual es Pr?ncipe, elaborando estratagemas de enga?o y silenciando las conciencias humanas para dar cumplimiento fiel a los objetivos trazados por el Creador del universo.??Al menos eso se desprende tambi?n de la lectura de las profec?as b?blicas.

Satan?s es su nombre, y su significado es?Acusador.?Tambi?n es llamado la serpiente antigua,?diablo??el que lanza mentiras y acusaciones a las personas. El vocablo?diablo?viene de la lengua griega, del prefijo?dia?que significa?a trav?s de, y del verbo?Balo, que quiere decir arrojar.??De manera que sus distintos nombres hacen perfecta alusi?n a varios aspectos de su personalidad. Como serpiente es sigiloso, astuto y mort?fero, y como diablo es quien lanza mentiras en torno nuestro. ?Alguien dijo de ?l, que?ofrece mucho, da poco y quita todo.??Muchas personas le imitan, tratando de ser como Dios en muchos aspectos de la vida. Algunos lo hacen de manera inconsciente, no por ello menos responsables de su da?o.??Quiz?s la ?nica forma de ser semejante y por ende superior a Dios es en el campo de la memoria.

Aunque suene extra?o, esta premisa cobra sentido cuando vemos el contexto b?blico desde el cual se hace posible. Hay un texto de la Escritura, el cual aparece citado varias veces, que nos habla del perd?n de Dios. En Hebreos 10:17 se nos dice de Dios que?nunca m?s se acordar? de?nuestros?pecados y transgresiones.??Ese texto es c?nsono con lo dicho por el salmista acerca de la bienaventuranza de haber sido perdonado y de que nuestro pecado haya sido cubierto, de manera que si Dios nos ha perdonado lo ha hecho en la premisa y con la promesa de que nunca m?s se acordar? de nuestros errores o transgresiones. El?Acusador, sin embargo, no olvida; posee una s?per memoria, y en ello intenta superar al Creador. Ciertamente esa superaci?n no es m?s que una falacia. La l?gica de Satan?s es que como a ?l no se le perdon? su ca?da, a nosotros tampoco debe perdon?rsenos las nuestras. Para ello, bajo miles de ardides nos recuerda en nuestra vieja naturaleza que nosotros hemos pecado de tal y cual forma y manera.

Dijimos que muchos le imitaban; son aquellos que viven recordando las faltas de los hermanos, de los escogidos de Dios.??Andan pendientes de?cazar alguna palabra?para acusarnos (en eso act?an de la misma forma que lo hicieran quienes procuraban?cazar?a Jesucristo: Lc.11:54).??Los escribas y los fariseos procuraban estrechar al se?or Jes?s, provoc?ndole para que hablase y dijese alguna palabra con la cual pudieran?cazarle?en su boca y con ella poder acusarle. Jes?s, siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, nada respond?a (Mt.27:12). Esas personas acusadoras actuaban en el nombre de su padre terrenal, Satan?s, el diablo o la serpiente antigua.???Entonces o? una gran voz en el cielo, que dec?a: Ahora ha venido la salvaci?n, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera?el acusador?de nuestros hermanos, el que?los acusaba?delante de nuestro Dios?d?a y noche.? (Ap. 12:10).

Ciertamente la conciencia de algunos les acusa.??A veces esa conciencia est? puesta para corregir, para que el hombre de Dios pueda corregir sus pasos. Tambi?n para que la humanidad entera pueda ver sus propios errores. Los gentiles sin ley hacen a veces por naturaleza lo que es de la ley, y llegan a ser ley para ellos mismos, d?ndoles testimonio su conciencia, y acus?ndoles o defendi?ndoles sus razonamientos (Ro. 2:15). Sin embargo, la mayor?a de las veces es el?Acusador?de los hermanos el que act?a en nosotros, acus?ndonos a nosotros mismos, y acus?ndonos ante Dios. No obstante, debemos recordar que Dios dijo que ser?a propicio a nuestras injusticias, y nunca m?s se acordar?a de nuestros pecados e iniquidades (Heb. 8:12).?

Por otro lado, la gran pregunta hecha por Pablo en el libro de Romanos, en cap?tulo 8, versos 33 en adelante, todav?a sigue vigente:??Qui?n acusar? a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ?Qui?n es el que condenar?? Cristo es el que muri?; m?s aun, el que tambi?n resucit?, el que adem?s est? a la diestra de Dios, el que tambi?n intercede por nosotros.?De esta forma queda demostrado que el rol de acusador es un rol sat?nico (al menos en los escogidos de Dios).??Las personas que se le unen en esa funci?n, son sus imitadores.??Esa imitaci?n no es m?s que una burda forma de intentar superar a Dios en el ?nico espacio falaz en que pudiera intentarse: en el ?mbito de la memoria.

Dios quiso??borrar de su memoria nuestras faltas, por las cuales utiliz? la propiciaci?n de su Hijo. Los que intenten recordar nuestras faltas s?lo intentan imitar al enga?ador y padre de toda mentira.??Por eso se escucha a?n el reto de Pablo,??qui?n acusar? a los escogidos de Dios?? Incluso nuestra memoria podr? barajar viejos pecados, as? como remover sentimientos de culpa, pero si tenemos claridad teol?gica, al leer las Escrituras entenderemos que nuestros pecados han sido borrados para siempre de nuestros corazones, y que Dios en su misericordia nunca m?s se acordar? de ellos.??

Entonces, ?a qui?n vamos a creer????Al que quiso escogernos como vasos de misericordia, para mostrarla por los siglos, o al padre de toda mentira, cuyo nombre no es otro que Acusador?

?

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario soberania de dios

?



Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 14:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios