Mi?rcoles, 17 de septiembre de 2008


Cuando queremos disertar acerca del afamado?don de lenguas?descrito en la Biblia, resalta en nuestra mente una cadena de eventos suscitados en tiempos apost?licos.??Sin embargo, desde el Antiguo Testamento ya se anticipaba lo que habr?a de acontecer siglos despu?s pues el texto de Isa?as 28 as? lo declara:?porque en lengua de tartamudos, y en extra?a lengua hablar? a este pueblo?(verso 11).??Por ello, en la primera carta a los Corintios, el ap?stol Pablo refiere este texto de Isa?as cuando expone su tratado sobre el don de lenguas.??Dice en el cap?tulo 14 de la carta mencionada que:?En la ley est? escrito: En otras lenguas y con otros labios hablar? a este pueblo; y ni aun as? me oir?n, dice el Se?or. As? que, las lenguas son por se?al, no a los creyentes, sino a los incr?dulos; pero la profec?a, no a los incr?dulos, sino a los creyentes.

El cap?tulo 13 de la primera carta a los Corintios se inicia con un hipot?tico apost?lico, un?si?condicional que exagera un ejemplo para resaltar el mensaje subyacente.?Si yo hablase lenguas humanas y ang?licas, como si fuese posible hablar esos dos tipos de lenguas,?y no tengo amor, de nada sirve (ese es el mensaje resaltante del ap?stol). Resulta evidente que el ap?stol est? hablando (o escribiendo) en una lengua humana, por eso el rasgo hipot?tico sugerido por el?si?condicional se inclina hacia el sugerido hecho de hablar lenguas ang?licas. Tambi?n resulta evidente que el ejemplo hiperb?lico de las lenguas ang?licas es tan solo una posibilidad hipot?tica no comprobada. Los ?ngeles, como mensajeros del Alt?simo, en sus m?ltiples manifestaciones recogidas por los escritores b?blicos, nunca hablaron alguna lengua ang?lica, siempre se han comunicado con los humanos en lenguas humanas.??Por esta sola raz?n deber?amos entender que Pablo no ha escuchado nunca alguna lengua?ang?lica, en el supuesto de que la hubiera, sino que hace menci?n de ella como una hip?tesis que permite contrastar la grandeza y la relevancia del amor. Queda claro que el ap?stol en ning?n momento da por admitido el hecho de que se hable o se deba hablar una?lengua ang?lica, pues en el caso de que existiera ?l no admiti? conocerla.

Nosotros podr?amos preguntarnos por qu? raz?n Pablo toma el ejemplo de Isa?as en el caso de las lenguas habladas en Corinto. Lo que fue una bendici?n en el Pentecost?s era tambi?n una maldici?n anunciada por el profeta del Antiguo Testamento, como lo constituy? el hecho de Israel sometido bajo los asirios. ?Cu?l ser?a la relaci?n entre estos dos acontecimientos???Por un lado Isa?as anunciaba una maldici?n al pueblo de Israel, cuando Dios le hablar?a en lengua de tartamudos; por otro lado el Pentecost?s pas? a ser una maravilla.???Ser? que la profec?a de Isa?as es de doble cumplimiento? ?Pero en qu? se vuelve una maldici?n dentro del Nuevo Testamento???Si las lenguas fueran una maldici?n o una mala pr?ctica por naturaleza, ?por qu? Pablo recomienda no impedir que se hable en lenguas???Eso presupone que hay algo bueno, ?til y de provecho en ese don.?

El verso 8 del cap?tulo 13 de la Primera Carta de Pablo a los Corintios nos dice que las lenguas cesar?n, as? como cesar?n las profec?as y la ciencia. ?Cu?l ciencia? ?Ser? el conocimiento provisto por la profec?a? Debemos reconocer que la profec?a es la declaraci?n de hechos ocultos o cerrados al simple conocimiento humano. El acto prof?tico b?blico presupone el desconocimiento humano del evento a producirse, por lo cual es declarado de antemano por intermedio de un mecanismo o instrumento sobrenatural, divino, que procura develar el destino. Ese acto prof?tico produce un conocimiento o ciencia que terminar?a cuando la profec?a acabe.??Si el mecanismo por el cual se declara ese conocimiento es clausurado o terminado entonces el conocimiento mismo producido por ese mecanismo tambi?n es clausurado, en el sentido en que no se nos declarar? m?s. De all? la enorme importancia de los textos de Juan en Apocalipsis que permiten declarar sellada la profec?a, y los textos de Pedro en una de sus cartas cuando nos recomienda recurrir?a la Ley y al Testimonio?como los ?nicos instrumentos de interpretaci?n de la misma profec?a, que no puede interpretarse privadamente. Es notorio que si existe la recomendaci?n de acudir?a la Ley y al Testimonio?entonces no tenemos por qu? recurrir a b?squedas sobrenaturales, como a or?culos o nuevas profec?as, ya que eso ha sido sellado. De esta forma,?cuando venga lo perfecto, el conocimiento parcial producido por la declaraci?n de las profec?as cesar?,?pero de igual forma cesar?n las lenguas con esta llegada de?lo perfecto.

Algunos eruditos sostienen que eso perfecto no es otra cosa que el canon b?blico recogido poco tiempo despu?s de la declaraci?n de Juan en el Apocalipsis. Ese material del canon constituye?per se?la perfecci?n de?la Ley y el Testimonio completo, hecho que marcar?a el precedente hist?rico anunciado por Pablo en su carta a los Corintios para declarar el cese de las profec?as y de las lenguas, as? como del conocimiento obtenido por las profec?as mismas como ya se?al?ramos anteriormente.

?

La naturaleza de las lenguas.

?

Las lenguas habladas en Pentecost?s, seg?n el relato de Hechos cap?tulo 2, eran?otras lenguas, distintas a las lenguas a que oficialmente estaban habituados quienes las hablaron. Por esa particularidad de esas?otras lenguas cada miembro representante de una comunidad ling??stica pod?a entender lo que se dec?a en su propia lengua. Los que hablaban eran todos galileos, y hablaban en principio su lengua a la cual estaban habituados oficialmente, pero cuando les fue dado el don fueron escuchados por muchos miembros de otras comunidades de habla diferentes, quienes les entend?an perfectamente. El don de lenguas fue dado para?hablar las maravillas de Dios?(Hechos 2:11), pero el acto mismo de hablarlas se hac?a en lengua conocida para el oidor o destinatario.

Las tres ocasiones en que se habla en lenguas relatadas en el libro de los Hechos ponen de manifiesto un contexto judaico y apost?lico. En el texto ya mencionado las lenguas fueron una se?al para los jud?os incr?dulos, dejando manifiesto el poder sobrenatural que embargaba a los ap?stoles. Los jud?os presentes en el sitio de reuni?n del Pentecost?s posiblemente eran biling?es, pues cada uno de ellos les o?a hablar en su propia lengua (partos, medos, elamitas, habitantes de Mesopotamia, de Judea, de Capadocia, del Ponto y de Asia, as? mismo de Frigia, Panfilia, Egipto, de regiones del Africa, romanos y jud?os, cretenses y ?rabes), y cada uno de ellos escuch? la posterior predicaci?n de Pedro, que se supone habl? en lengua galilea. La otra ocasi?n de las lenguas est? rese?ada en Hechos???10:44-48, y de nuevo se magnificaba a Dios. Esta es la ocasi?n en que el evangelio es presentado a los gentiles, y las lenguas son un testimonio del poder sobrenatural que acompa?aba a los ap?stoles, un signo de la inclusi?n de los gentiles en el Reino de Dios. En este momento los gentiles se hacen un solo pueblo junto con los Israelitas, pero siempre y cuando est?n reunidos en Cristo. Es cierto que Dios hizo de los dos pueblos un solo pueblo, pero dentro de la Iglesia, dentro de Cristo mismo; sin embargo, Dios no ha desechado a su antiguo pueblo, pues como lo asegura Pablo en su carta a los Romanos su plan contin?a hasta?que todo Israel?sea salvo.??Eso demuestra que el plan de Dios y sus promesas para con el pueblo de Israel siguen su curso, mas por el quebrantamiento y endurecimiento de Israel Dios alcanz? a los gentiles, y unidos ahora bajo las mismas circunstancias del evangelio los dos pueblos son uno solo. Pero la marca de esa uni?n vino dada hist?ricamente por el don de lenguas, signo y se?al apost?lica de poder sobrenatural. Algo m?s puede entenderse de esta segunda ocasi?n en que aparecen las lenguas: hab?a un grupo de jud?os?fieles de la circuncisi?n?quienes quedaron at?nitos al comprender que entre los gentiles sucediese lo mismo que hab?a acontecido en el Pentecost?s. De manera que ac? tambi?n sigue cumpli?ndose la interpretaci?n que Pablo hace del texto de Isa?as, seg?n el cual Dios hablar?a en?lengua de tartamudos.???En tercer lugar, Hechos 19:6 rese?a la ocasi?n en que otro grupo de jud?os creyentes del mensaje de Juan el Bautista escuch? por boca de Pablo el mensaje evang?lico.??Una vez bautizados en el nombre del Se?or Jes?s Pablo les impuso las manos y comenzaron a hablar en lenguas y a profetizar. Este grupo de creyentes del mensaje de Juan no lo hab?a sido del mensaje de Cristo, sino que estaban bajo la Ley habiendo cumplido una ordenanza bautismal.??Sin embargo, al o?r la palabra evang?lica de Pablo creyeron y de nuevo aparece la se?al de las lenguas como manifestaci?n a los jud?os incr?dulos, as? como se?al de acompa?amiento del poder apost?lico.

Concluimos que la naturaleza de las lenguas no era otra que buscar dar un testimonio del poder sobrenatural de Dios en medio de su pueblo jud?o, y por extensi?n a los gentiles dentro de la Iglesia.??Las lenguas habladas bajo el don no son otras que lenguas reales, hist?ricas, pertenecientes a comunidades ling??sticas previas, preexistentes. En ning?n momento son lenguas ext?ticas, balbuceo esot?rico, sino claras construcciones de habla, con su fon?tica, morfolog?a, sintaxis y sem?ntica (e incluso pragm?tica) como componentes m?nimos del hacer ling??stico. Son lenguas que adem?s cumplen con el prop?sito fundamental de ellas, la comunicaci?n de un mensaje.??Normalmente era un mensaje de declaraci?n de la magnificencia de Dios. Y as? como los ?ngeles hablaron en lenguas humanas cuando se manifestaron a los hombres, las lenguas dadas en Pentecost?s y subsiguientemente fueron lenguas humanas.

?

Una conducta sugerida.

?

En la iglesia de Corinto cuando se hablaba en lengua extranjera hab?a que hacerlo por turnos, no m?s de tres en una actividad eclesi?stica y con int?rprete. Si no se hac?a as? lo mejor era hacerlo solo ante Dios quien no necesitaba de int?rprete, en cuyo caso solamente entender?a la lengua el que hablaba y Dios a quien hablaba.??Eso sonaba l?gico.??De manera que el don de lenguas continu? por lo menos hasta la ?poca de la iglesia de Corinto, por lo que si no hab?a extranjeros para hablarles en esa otra lengua Pablo recomend? hacerlo solo ante Dios.??La utilidad p?blica del don no estaba siempre presente de acuerdo a ese argumento que acabamos de exponer, pues se pasaba ahora a una utilidad personal, no colectiva, por lo cual era recomendable hacerlo a solas con Dios.??De esta forma el que hablaba en lenguas a s? mismo se edificaba, pues hablaba misterios con Dios.??Pero hay que tener cuidado con eso de los misterios, pues el misterio referido por Pablo no era esa clase de ocultismo que uno puede imaginar.??Y orad tambi?n por m?, para que al abrir la boca, me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo?el?misterio?del evangelio (Efesios.6:19).??De la que fui hecho ministro, seg?n la misi?n de Dios que me fue dada en vuestro favor, para que anuncie la Palabra de Dios en su plenitud,?el?misterio?que hab?a estado oculto desde los siglos y generaciones, y que ahora ha sido manifestado a sus santos; a quienes Dios quiso dar a conocer entre los gentiles, las riquezas de la gloria de?este?misterio, que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria?(Colosenses 1: 25-27).?Mas hablamos sabidur?a de Dios en?misterio, la sabidur?a oculta, la cual Dios predestin? antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los pr?ncipes de este siglo conoci??(1 Corintios 2:7-8).?D?ndonos a conocer?el?misterio?de su voluntad, seg?n su benepl?cito, el cual se hab?a propuesto en s? mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensaci?n del cumplimiento de los tiempos?(Efesios 1:9-10).?Que por revelaci?n me fue dado?el misterio? leyendo lo cual pod?is entender cu?l sea mi conocimiento en el?misterio?de Cristo?(Efesios 3:3-4).

De manera que cuando en la Biblia se lee que?el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues por el Esp?ritu habla misterios?(1 Corintios 14), ha de entenderse que esos?misterios?son los designios y el plan del evangelio para salvaci?n. Y ese texto est? contrapuesto con el siguiente que afirma que quien profetiza habla a los hombres (no a Dios) para edificaci?n, exhortaci?n y consolaci?n (en el entendido del contexto que es dentro del misterio de Dios, su evangelio). Y es que en el libro de los Hechos, en todas las ocasiones en que se manifest? el don de lenguas, se magnificaba a Dios (se hablaba a Dios), independientemente de que los extranjeros entend?an en sus propios dialectos o lenguas.??Tambi?n ha de entenderse que cuando un creyente hablaba en lenguas a solas con Dios a s? mismo se edificaba, pues no hac?a sino expresar la magnificencia de Dios, en una lengua que ?l mismo entend?a y de la cual Dios no necesitaba int?rprete, por razones obvias.

La raz?n para entender la presencia de ese don cuando aparentemente no hac?a falta manifestarlo en forma colectiva pudo haber sido porque cumpl?a como una se?al del justo juicio de Dios a la naci?n de Israel. La nueva dispersi?n no hab?a llegado todav?a, y el doble cumplimiento de la profec?a de Isa?as estaba por concretarse:?porque en lengua de tartamudos, y en extra?a lengua hablar? a este pueblo?hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos.?Por eso Pablo, quien controla la situaci?n de inestabilidad en la iglesia de Corinto, recomienda no impedir?el hablar lenguas.?Todav?a estaban en las preliminares del juicio de dispersi?n para la casa de Israel. Y como los jud?os ten?an por costumbre pedir se?ales,?el hablar lenguas?constitu?a una se?al necesaria del juicio que les vendr?a.

?

Lenguas extra?as.

?

El an?lisis del griego del Nuevo Testamento (y de la Vulgata Latina) demuestra que la palabra?extra?a?no aparece cuando se narra el texto de 1 de Corintios 14. Asimismo, tampoco aparece la palabra?desconocida.??Muchas traducciones modernas no las incluyen, pues acontece a veces que en algunos segmentos estas traducciones procuran afinar su fidelidad a las fuentes originales.?El que habla en lenguas, a s? mismo se edifica?(Reina Valera Actualizada de 1989, y la Nueva Versi?n Internacional de 1984).??Tal vez hubo razones pedag?gicas para incluir esos t?rminos (extra?as?y?desconocidas) antes que mala intenci?n. Tal vez los traductores quisieron especificar en ese momento (d?cadas anteriores a hoy d?a) que los vocablos elegidos por ellos aclarar?an al lector el hecho mismo pronunciado por algunos de los presentes en el Pentecost?s, quienes se preguntaban las razones por las cuales los ap?stoles hablaban en sus propios dialectos.??A ellos les parec?a que esas lenguas eran extra?as y desconocidas por quienes las hablaban ya que no las hab?an aprendido antes.??Quiz?s los traductores de hace d?cadas supusieron esa posibilidad para dar la traducci?n que dieron, pero hoy d?a urge la aclaratoria para ?corregir a los que dicen hablar con su balbuceo ininteligible, con el argumento de hablar una lengua?extra?a?y adem?s?desconocida?hasta por ellos mismos.

?

La Gran Comisi?n.

Mucho se ha esgrimido acerca de la tarea apost?lica, una encomienda que se extiende hasta nuestros d?as y a trav?s de nosotros. Eso es una realidad tan cierta como la luz del d?a, innegable y encomiable. Sin embargo, debemos discernir adecuadamente entre los que han tenido el honor o las primicias en esta encomienda, sus circunstancias hist?ricas y su g?nesis, y nosotros sus seguidores. Si bien es el mismo Maestro o Se?or, el Dios del mismo poder por siempre, quien ordena la gran comisi?n, sus prop?sitos eternos e inmutables no son id?nticos para cada ser humano. As? como hay diferentes dones para cada miembro de la iglesia, hay diferentes momentos hist?ricos en los cuales se necesita la manifestaci?n de esos dones.??Pablo explica esta situaci?n en muchas de sus cartas, y en especial a los Efesios cuando en cap?tulo 2, verso 20, declara que el conglomerado de la iglesia est? edificado?sobre el fundamento de los ap?stoles y profetas, siendo la principal piedra del ?ngulo Jesucristo mismo.??Hay un fundamento, como acota Pedro:?porque nunca la profec?a fue tra?da por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Esp?ritu Santo?(y Pedro estaba hablando siendo inspirado por el Esp?ritu Santo como parte del fundamento de la iglesia), 2 Pedro 1:21.

Su fundamento es la verdad recibida de Dios, que ellos proclamaron y ense?aron; el mismo Pablo lo atestigua cuando asegura que lo que ?l ha predicado no lo ha recibido ni aprendido de hombre alguno, sino por revelaci?n misma de Jesucristo. De manera que para que una iglesia sea llamada apost?lica le basta con ser fiel al mensaje de los mismos ap?stoles, sin que se pretenda hurgar en experiencias sobrenaturales bajo el ?nimo de buscar nueva revelaci?n. No obstante, el texto de Marcos 16, versos 14 al 18, aparenta prometer unos dones extraordinarios para toda la iglesia. En torno a esa interpretaci?n giran muchos que anhelan ese sustento teol?gico como apoyo doctrinal. Pero cabe mencionar que los expertos dicen que esa parte de Marcos es de aparici?n tard?a, no se encuentra en los primeros manuscritos copiados de la antig?edad, lo cual hace suponer que fue un anexo que buscaba alg?n inter?s particular.??Por otro lado, dentro de los que dan por sentado que ese texto est? all? en la Biblia y debe ser analizado, hay algunos que presuponen una interpretaci?n metaf?rica o espiritualizada del texto.??De esta manera el texto de Marcos indicar?a aleg?ricamente que los demonios representan el mal en nosotros, antes de ser liberados por Cristo; el imponer las manos para salud referir?a a la salud del alma y del esp?ritu; el hablar en lenguas equivaldr?a a la nueva palabra o al nuevo lenguaje espiritual que desarrollamos dentro del evangelio; las serpientes tomadas en las manos simboliza el dominio sobre el mundo que es los predios de Satan?s; el que no suceda nada al tomar cosa mort?fera implicar?a la capacidad de discernir las falsas doctrinas que intentan mezclarse con el evangelio.??Esta interpretaci?n no satisface pues no podemos saltar a alegor?as simplemente cuando no nos gusta ver encajar un texto dentro de una determinada concepci?n teol?gica.?

Podr?amos sugerir tambi?n??que cuando Marcos nos cuenta que Jes?s dice que?estas se?ales seguir?n a los que creen, y cuando dice?en mi nombre?(se entiende que se refiere a los disc?pulos, los comisionados para tan magn?fica tarea).??De manera que toda esa gran obra milagrosa que hicieron los ap?stoles por mandato divino nos persigue como se?al de la autenticidad del evangelio. Esa es su marca de origen que todav?a perdura, sin que pretenda afirmar que cada creyente (que no es un ap?stol) ir?a a heredar ese conjunto de se?ales. No dijo Jes?s que cada creyente heredar?a ese conjunto de se?ales, que cada creyente tendr?a potestad para hacer esos milagros; lo que dijo fue que esas se?ales apost?licas?seguir?an (perseguir?an?en la primera acepci?n del griego) a los que creyeran en su nombre.?Y estas se?ales seguir?n a los que creen: En mi nombre echar?n fuera demonios; hablar?n nuevas lenguas??En ese texto de Marcos 16, el contexto refiere a los disc?pulos en forma exclusiva. La gran pregunta es ?qui?n es el sujeto de la oraci?n?En mi nombre echar?n demonios? En la respuesta est? la soluci?n. Notemos que aunque las se?ales seguir?an a los que creen, los que echan demonios en el nombre de Jes?s son otras personas, son los comisionados directos, los disc?pulos. Si hubiere duda veamos el verso 20 del mismo cap?tulo:?Y ellos?(se entiende que son los disc?pulos), saliendo, predicaron en todas partes, ayud?ndoles el Se?or y confirmando la palabra?con las se?ales que la segu?an.??Obs?rvese que el mismo autor interpreta el texto: las se?ales segu?an a la palabra predicada, no dice que los creyentes hac?an esos milagros. De esta forma podr?a quedar aclarado el problema de Marcos 16.

?

?Se comunica Dios hoy con su pueblo?

?

Quiz?s una de las angustias existenciales que siguen vigentes en la comunidad de creyentes pudiera ser la posibilidad de recibir la palabra en forma directa del Se?or.??Traduciendo esta pregunta con otra interrogante dir?amos ?es la oraci?n a Dios un di?logo o un mon?logo? La respuesta puede ayudar a resolver la interrogante inicial. Si es un mon?logo en el cual solamente nosotros hablamos, entonces la comunicaci?n presupone un car?cter menos din?mico de la comunicaci?n dial?gica. Podr?amos imaginar dos mon?logos, que no es lo mismo que un di?logo: por un lado el hombre orando a su Dios y por el otro lado Dios hablando a su pueblo a trav?s de la Palabra Escrita. ?En la relaci?n dial?gica tanto el hombre como el Creador se comunican simult?neamente, se dicen cosas y se interrumpen, como en la comunicaci?n habitual y natural de los humanos.??Eso no obsta para que la Palabra Escrita contin?e hablando en quienes tiene que hablar, pero presupone un canon establecido hace siglos el cual cerr? la profec?a o la revelaci?n sobrenatural en cuanto al c?lebre?misterio?declarado a los hombres.

De hecho, la comuni?n con el Esp?ritu Santo, el cual es el Consolador enviado como vicario de Cristo, permite una actividad comunicativa especial entre el hombre regenerado y su Creador. ?El Esp?ritu se contrista en nosotros, se alegra, nos capacita para la oraci?n, nos conduce a toda verdad, nos convenci? (como cuando nos libr? del mundo) de justicia, de juicio y de pecado, nos ayuda en nuestras oraciones a pedir lo que conviene entre otras muchas cosas expuestas en las mismas Escrituras. ?Dentro del contexto de la soberan?a de Dios los cristianos reconocemos que Dios act?a en nosotros, y que ?l es quien produce en nosotros as? el querer como el hacer; pero para ello ?l ha dejado su Esp?ritu en la iglesia, repartido a cada quien de acuerdo a su medida, para actuar en nosotros. ?Dentro de esa funci?n activa del Esp?ritu la din?mica comunicativa se alinea bajo el sentido comunitario evang?lico, pero tambi?n alimenta nuestra identidad individual e inconfundible dentro del proceso comunicativo con el Creador. ?Dios no es una m?quina aut?mata para dar respuestas; simplemente nos ha dejado a su Esp?ritu con nosotros porque su deseo es precisamente la comunicaci?n. La oraci?n es el regalo dado a los creyentes como uno de los tantos mecanismos comunicativos.

Resumamos: 1) el Pentecost?s abri? una puerta comunicativa hacia el pueblo elegido de Dios. Supon?a una se?al del castigo de Dios a Israel pero al mismo tiempo por ese castigo el mundo gentil fue incorporado para salvaci?n, pues por la transgresi?n de Israel vino la salvaci?n a los gentiles, para provocarles a celos.?Y si su transgresi?n es la riqueza del mundo, y su defecci?n la riqueza de los gentiles, ?cu?nto m?s su plena restauraci?n??(Romanos 11:12). 2) La profec?a b?blica del Antiguo Testamento tiene su continuidad dentro de la profec?a b?blica del Nuevo Testamento (o del Nuevo Pacto). El hecho mismo de que el mensaje de Pentecost?s haya sido dado en una multiplicidad de lenguas gentiles (aunque en principio para los jud?os que habitaban las regiones de esas lenguas) presupone el cumplimiento prof?tico anunciado en el Antiguo Pacto, a trav?s de muchos emisarios del Dios b?blico.??3) A pesar de esas lenguas los jud?os como naci?n siguen sin creer en evangelio, como parte del castigo proferido a trav?s de Isa?as: mas no quisieron o?r.?La palabra, pues, de Jehov? les ser? mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, rengl?n tras rengl?n, l?nea sobre l?nea, un poquito all?, otro poquito all?; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos (Isa?as 28: 11-13). 4) Esas lenguas no fueron usadas nunca como un mecanismo ext?tico sino como un veh?culo comunicativo natural, mediante el cual el poder de Dios se manifest? en forma particular como se?al de doble cumplimiento: a los jud?os les recordaba la antigua profec?a de Isa?as, pero a los gentiles les anunciaba la misericordia de la gracia de Dios para incorporarlos de una vez a su plan de salvaci?n.??5) Dentro de este per?odo de transici?n entre el antiguo y nuevo pacto los ap?stoles jugaron un rol extraordinario, con poderes extraordinarios para la instauraci?n de la iglesia en sus primeros tiempos. Ellos constituyeron lo que la misma Biblia ha llamado el?fundamento apost?lico, si bien Cristo es la cabeza angular de la piedra fundamental. En esa piedra han tropezado muchos y ?ay de aqu?l a quien esa piedra le caiga encima!??6) La tarea de los ap?stoles fue fundamental pero es al mismo tiempo irrepetible por cuanto no habr? otra fundaci?n de la iglesia. Ya fue fundada de una vez y para siempre por lo cual esa antigua tarea termin?, si bien nos toca a nosotros seguir edificando en esa misma estructura y tener cuidado de ver c?mo edificamos. 7) Al enemigo de las almas le interesar?a much?simo presentar un nuevo Cristo, o muchos nuevos Cristos. A ?l no le interesa que se presente al verdadero Jes?s; asimismo le interesa bastante que se hable de nuevos ap?stoles como si hubiese nuevos fundamentos, de nuevos dones milagrosos como si fuesen necesarios.?

Si las lenguas cesaron, como parte de los poderes especiales dados a los ap?stoles y a?n a la iglesia incipiente, ?qu? son esas lenguas que se dicen hablar hoy d?a en muchas organizaciones religiosas? Ha habido estudios que relacionan a las lenguas ext?ticas pertenecientes a sectas muy dis?miles doctrinalmente, lo cual nos lleva a preguntarnos si es posible que el Dios de paz (que no de confusi?n) anda anunci?ndose en esos grupos tan opuestos doctrinalmente. Sabemos que eso no est? sustentado en la Palabra revelada por todo lo cual sospechamos que hay alguien interesado en crear ruido con la imitaci?n burda del don de lenguas del Pentecost?s, as? como de muchos milagros.?El diablo, como le?n rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar?(Pedro).

?

C?sar Paredes

[email protected]

destino.blogcindario.com?

?

?

?

?

?

?

?


Tags: SOBERANIA DE DIOS

Publicado por elegidos @ 6:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios